JUEVES, 30 DE AGOSTO DE 2012
Huatusco X

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Responsabilidad social?

Arturo Damm
• IED, preocupante

Luis Pazos
• Más impuestos menos crecimiento ¡lógico!

Arturo Damm
• Desaceleración, más muestras

Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Isaac Katz







“El pasado fin de semana se llevó a cabo el décimo seminario del Grupo Huatusco de Economistas. Fueron seis mesas de discusión y aquí las principales conclusiones.”


Este pasado fin de semana se llevó a cabo el décimo seminario del Grupo Huatusco de Economistas. Fueron seis mesas de discusión y aquí las principales conclusiones.

En la primera, el tema central fue el por qué de la baja tasa de crecimiento económico.  Durante los últimos diez años, la economía mexicana ha crecido en únicamente 1.5%, lo que se refleja en que el ingreso promedio por hogar sea apenas cercano a 12,000 dólares anuales (comparado con uno de 37,000 dólares de Estados Unidos y de 24,000 de España) y muy inequitativamente distribuido. El diagnóstico del por qué de tan mediocre desempeño consta de tres elementos básicos: se ha invertido poco, se ha invertido mal y, lo que debería ser la principal fuente de crecimiento económico, un incremento en la productividad factorial total no se ha dado sino que, peor aún, ésta ha caído. Si no hay aumentos en la productividad, el crecimiento basado únicamente basado en la acumulación de factores de la producción (capital físico y capital humano) será muy bajo.

En la segunda mesa el tema fue cómo moverse hacia un sistema de seguridad social universal. El planteamiento central es que si queremos un sistema de seguridad social universal, con cobertura de servicios de salud y una pensión mínima garantizada, es necesario cambiar el arreglo institucional que incentiva el empleo informal, así como la imperiosa necesidad de hacer una reforma fiscal integral. Se propone la homogeneización del IVA a 16% y la significativa reducción en las cuotas patronales al IMSS. No hacer estas reformas hace inviable la seguridad social universal.

Este mismo tema fue retomado en la tercera mesa. El punto central es que nos enfrentamos a una debilidad estructural de las finanzas públicas que hacen insostenible el esquema actual de seguridad social y hace imposible transitar hacia uno de seguridad social universal. La reforma fiscal es indispensable para fortalecer estructuralmente las finanzas públicas así como una reorientación de los subsidios (el subsidio en programas focalizados y los generales son de 4,000 pesos por persona para los primeros cinco deciles de la población y de 14,000 pesos por persona para el 10% más rico de la población). Nuevamente se propone la homogeneización del IVA, una mayor recaudación del ISR y la eliminación del subsidio a la gasolina.

La cuarta trató el tema de las pensiones. La conclusión central es que tenemos un grave problema por venir. Primero, la tasa de reemplazo en el sistema de las Afores es de apenas 30% derivado de una muy baja tasa de contribuciones y, segundo, que de más de 105 programas de pensiones (federales y estatales), únicamente cinco están fondeadas. Grave problema cuando hay una debilidad estructural de las finanzas públicas y muy bajo crecimiento económico.

La quinta fue sobre la macroeconomía y educación. La conclusión, nuevamente, es que tenemos un grave problema fiscal que hay que resolver. Hemos desperdiciado la renta petrolera y hay significativas presiones de gasto público y, sin una reforma tributaria y con bajo crecimiento, no hay manera de hacer frente a las obligaciones.

La sexta trató el tema de pobreza y el gasto en salud. 52 millones de mexicanos son pobres. Los programas de atención a la pobreza atenúan en algo este grave problema pero no lo resuelven. La única forma es con mayor crecimiento. Y, finalmente, los mexicanos gastamos mucho de nuestro ingreso personal en medicinas y no hay cobertura universal de los servicios de salud.

El reto es, obviamente, generar las condiciones para un mayor crecimiento.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus