MARTES, 16 DE OCTUBRE DE 2012
Elección en EU e indocumentados

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Responsabilidad social?

Arturo Damm
• IED, preocupante

Luis Pazos
• Más impuestos menos crecimiento ¡lógico!

Arturo Damm
• Desaceleración, más muestras

Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Manuel Suárez Mier







“Los atributos por demás peculiares del sistema electoral de Estados Unidos implican que existe una elevada probabilidad de que la próxima elección presidencial sea decidida por los habitantes de ese país que no son ciudadanos y que, por lo tanto, no votarán el próximo 6 de noviembre.”


Los atributos por demás peculiares del sistema electoral de Estados Unidos implican que existe una elevada probabilidad de que la próxima elección presidencial sea decidida por los habitantes de ese país que no son ciudadanos y que, por lo tanto, no votarán el próximo 6 de noviembre.

Ello se debe a las reglas que diseñaron los fundadores de EU para elegir a sus Presidentes y que plasmaron en su Constitución de 1789 –y en un par de enmiendas que se hicieron posteriormente- que ordena que cada diez años se lleve a cabo un censo universal de todos los habitantes del país y no sólo de sus ciudadanos.

En el ámbito electoral, los resultados de esos censos se utilizan para corregir los 435 distritos electorales en los que está dividido el país en función de los cambios en la población registrados desde el censo anterior, por lo que los estados de la unión que perdieron población ven reducido su número de distritos electorales.

A diferencia de México, la elección presidencial en EU es indirecta. Si bien los votantes eligen entre los candidatos presidenciales que aparecen en la boleta, en realidad lo que están eligiendo es a unos electores que se constituyen en el Colegio Electoral y que son los votan para determinar quién será el próximo Presidente.

El Colegio Electoral se integra por representantes de los 435 distritos electorales pero está explícitamente prohibido que sean los diputados de esos mismos distritos. En adición, se agregan 100 electores más, dos por cada estado, equivalente a los senadores que representan a los 50 estados de la unión, pero igual que en el caso de los diputados los electores no pueden ser los senadores.

A ello se suman tres electores más del Distrito de Columbia, capital de EU que paradójicamente y a pesar de ser la sede del gobierno federal, no tiene representantes con derecho a voto en el Congreso, carece de senadores, y sus ciudadanos votan para Presidente sólo desde que se aprobó la 23ª enmienda constitucional en 1961.

En consecuencia, el Colegio Electoral de EU se constituye por 538 electores que serán quienes elijan al próximo Presidente y Vicepresidente de su país. De allí el número mágico de 270 votos electorales necesarios para ganar la elección.

Como señala mi colega Leonard Steinhorn, Profesor de Comunicaciones de American University, si el Presidente Barack Obama gana por pocos votos electorales, deberá su victoria a los no-ciudadanos que sin votar y por su sola presencia en EU determinaron el número de integrantes del Colegio Electoral en cada estado.

Si los censos sólo contaran ciudadanos, California perdería 5 electores, Texas 2, Florida, Nueva York y el estado de Washington 1 cada uno, mientras que 10 estados  ganarían un elector: Pennsylvania, Ohio, Michigan, Carolina del Norte, Indiana, Iowa, Missouri, Luisiana, Oklahoma y Montana.

A esta alturas del proceso electoral ya tenemos una clara idea de cuál de los candidatos ganará en la mayoría de los estados, y que California, Nueva York y el estado de Washington apoyan sólidamente a Obama. Texas favorece al candidato opositor Mitt Romney y en Florida se encuentra empatados.

Esta elección se decidirá en un puñado de estados en los que ningún candidato lleva ventaja y no hay escenario posible alguno en el que la sobre-representación en el Colegio Electoral causada por los no-ciudadanos –casi la mitad de los cuáles son indocumentados, en su gran mayoría mexicanos- beneficie a Romney.

Sin embargo, hay otra cara de la moneda por la que el peculiar sistema electoral de EU beneficia a Romney. Los 15 estados menos poblados, la mayor parte de los cuales favorece al partido Republicano, obtienen un elector por cada 295 mil residentes en promedio, mientras que en California cada elector representa a 700 mil habitantes.

Ello se debe a que el Colegio Electoral se sustenta en los mismos números que se usan para elegir a los representantes en el Congreso por cada estado, un mínimo de un diputado y dos senadores. Es decir, Wyoming que sólo tiene 564 mil habitantes cuenta con 3 votos electorales, 188 mil por cada uno de ellos.

Cómo proponen mis colegas Steinhorn, Robert Pastor y otros, quizá sería conveniente remozar el sistema, abolir el anacrónico Colegio Electoral y adoptar una elección directa, aunque me temo que ello no ocurrirá pronto.

• Elecciones EU2012

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus