Pesos y contrapesos
Feb 22, 2013
Arturo Damm

Informalidad (II)

Toda formalización laboral demandada por la ley, ¿necesariamente es justa y eficaz?

Hasta el mes de octubre del 2012 el INEGI reportó, en materia de informalidad, solamente a quienes trabajaban en el sector informal, y a partir de noviembre reporta a quienes están en condición de informalidad laboral, que resulta de sumarle, a quienes trabajan en el sector informal, a quienes realizan trabajo doméstico remunerado, a quienes trabajan en empresas, gobierno o instituciones sin recibir la protección de la seguridad social, y a quienes se ocupan por cuenta propia en la agricultura de subsistencia, lo cual plantea, de entrada, la siguiente pregunta: ¿cómo se define al sector informal de la actividad económica? He aquí la respuesta del INEGI: dicho sector “representa a la población ocupada que trabaja para una unidad económica que opera a partir de los recursos del hogar, pero sin constituirse como empresa, de modo que la actividad no tiene una situación identificable e independiente de ese hogar” o, dicho de otra manera, el sector informal está integrado por quienes trabajan, en el sentido literal del término, en empresas familiares.

Así las cosas, tenemos que, durante el cuarto trimestre del 2012, trabajó, en el sector informal, el 27.9 por ciento de la población ocupada; trabajó, realizando labores domésticas remuneradas, el 4.5 por ciento; trabajó, en empresas, gobierno o instituciones sin recibir la protección de la seguridad social, el 14.3 por ciento, y trabajó, por cuenta propia, en la agricultura de subsistencia, el 13.1 por ciento, todo lo cual suma 59.9 por ciento de la población ocupada, que se encuentra en esa condición que el INEGI llama de informalidad laboral, cuyo común denominador es la vulnerabilidad laboral que padece el trabajador, o porque la unidad económica en la que trabaja no está debidamente constituida, o porque la relación laboral, aún en el caso de que la unidad económica en la que trabaja sí esté debidamente constituida, no está adecuadamente establecida, en donde adecuadamente establecida y debidamente constituida, quiere decir formalizada según la ley.

Con relación a lo anterior, dos preguntas. El que el 59.9 por ciento de la población ocupada se encuentre en condición de informalidad laboral, lo cual quiere decir no formalizada según la ley, ¿es muestra de que en México, en muchos casos (¿qué porcentaje del total?), el Estado de Derecho no pasa de ser un estado de chueco? Toda formalización laboral demandada por la ley, ¿necesariamente es justa (no viola derechos de las partes involucradas, patrones por un lado y trabajadores por el otro) y eficaz (promueve la mayor creación posible de empleos lo más productivos posibles)?

Al margen de lo anterior vale la pena considerar que la población ocupada durante el cuarto trimestre de 2012 sumó 48 millones 203 mil 851 personas, al tiempo que los trabajadores dados de alta en el IMSS sumaron, en promedio para los tres meses considerados, 16 millones 179 mil 796 millones de personas, por lo que el 66.4 por ciento de la población ocupada no estuvo dada de alta en el IMSS, otra posible medición, más estricta, de la informalidad laboral.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• 188 años
Arturo Damm
• ¿Cambio de postura?
Arturo Damm
• Gobierno neutral
Isaac Katz
• La otra tragedia