JUEVES, 5 DE DICIEMBRE DE 2013
Los mitos de PEMEX

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“Es un mito que el progreso de México sea gracias a Pemex. El pueblo ha pagado gasolinas malas y caras y la industria sufre escasez de petroquímicos y gas, lo que limita el crecimiento.”


Durante 75 años se mitificó la expropiación petrolera y sus beneficios para los mexicanos. Esos mitos alcahuetearon desvíos, robos, monopolios y dispendios en el sector petrolero, que en poco o en nada beneficiaron a la mayoría de los ciudadanos mexicanos.

Entre las favorecidas con esa expropiación estaban las compañías petroleras norteamericanas, las que debido a la recesión perdían dinero por la caída de los precios, había más oferta que demanda de petróleo. El gobierno de EUA expidió el “Code oil” para rescatarlas. A los americanos les preocupaba la competencia de las compañías inglesas, quienes explotaban la mayoría de los pozos en México. La expropiación fue promovida desde EUA para sacar a los ingleses de América.

Esa teoría la confirma el apoyo que recibió el presidente Cárdenas del embajador norteamericano Daniel Josephus. Varios historiadores: Vasconcelos, Alvear Acevedo y Francisco Martín Moreno en el libro “México Negro”, dan por hecho esa tesis. Otra prueba del apoyo de los norteamericanos a la expropiación es que a las compañías norteamericanas el gobierno de México les pagó el doble del valor de sus activos y en menos tiempo que a las compañías inglesas, a las que solo les liquidaron la mitad del valor de sus activos.

A partir de la estatización del petróleo empezó la dependencia energética de los EUA, la corrupción y el despilfarro. En sus memorias -publicadas en abril de 1970- Lázaro Cárdenas, manifiesta decepción por el manejo de la industria petrolera por el gobierno mexicano (Apuntes 1967-1970, Tomo IV, UNAM p. 181 y 182).

Es un mito que el progreso de México sea gracias a PEMEX. El pueblo ha pagado gasolinas malas y caras y la industria sufre escasez de petroquímicos y gas, lo que limita el crecimiento. Gran parte de lo ganado en PEMEX se lo han robado y despilfarrado quienes tuvieron el poder sindical y del gobierno el siglo pasado. Ahora, que es insostenible ese saqueo, el PRI, beneficiado anteriormente por el pillaje a PEMEX, ve la necesidad de abrirlo a empresas privadas si quiere evitar que en pocos años la balanza petrolífera sea negativa y el gobierno, más que recibir dólares del sector petrolero, tenga que ponerlos, reduciendo gradualmente las reservas.

• Petróleo • PRI • Reforma energética

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus