MIÉRCOLES, 12 DE FEBRERO DE 2014
A pesar de Obamanomics

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?

Arturo Damm
• Las expectativas

Isaac Katz
• Un pésimo año


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Valenzuela







“Durante los últimos cuatro años los abanderados de Obama, además de culpar a Bush por todos los males de la humanidad, nos han estado intoxicando con afirmaciones holísticas de cómo Obamanomics ha salvado al mundo. Y ¿por qué no?, ellos han tenido el control del micrófono de la mentira y lo han aprovechado.”


Analistas, economistas, financieros, pensadores etc, siguen totalmente confundidos por el comportamiento de la economía de los EU. Durante los últimos cuatro años los abanderados de Obama, además de culpar a Bush por todos los males de la humanidad, nos han estado intoxicando con afirmaciones holísticas de cómo Obamanomics ha salvado al mundo. Y ¿por qué no?, ellos han tenido el control del micrófono de la mentira y lo han aprovechado.

Sin embargo, ya no podemos hablar de la misma economía que le dio vida a todas esas teorías. Estamos sin duda ante el portal de una nueva; ¿Pero estamos?, o ¿simplemente es la vieja economía que se ha visto afectada por una serie de elementos que la han modificado de tal forma que ya no es la misma? ¿Estaremos ante lo que un prestigiado autor ha llamado el “periodo de prosperidad interminable?”, o ¿se habrán ya iniciado los famosos años de la Malasie que predijo Jimmy Carter en 1980?

Hay algunos perfiles en la presente economía que sin duda son nuevos, y sobre todo, son los que han venido a marcar la diferencia en este definitivamente nuevo comportamiento que tanto confunde a los expertos tradicionales. Tal vez nuestros líderes mundiales deberían dar un profundo vistazo a esta gran experiencia del desarrollo de la maquinaria económica de los EU durante los años 80, que la ha moldeado de esta singular forma y la llevaron, a pesar de los Keynesianos de los Últimos 15, a un PIB histórico de 18 trillones de dólares.

Primero: Hasta que Mike Milken apareció en escena, el patrimonio y control de las grandes empresas americanas eran dos asuntos totalmente separados. Para los ejecutivos profesionales, este era un arreglo verdaderamente atractivo que les daba carta blanca en esas empresas sin tener que rendir cuentas. Muy rara vez el fracaso de los ejecutivos para maximizar eficiencia e innovación se tradujo ni siquiera en una “amenaza” de retiro para ellos. Esto había producido empresas ineficientes, irresponsables, y aletargadas; un ejido corporativo.

Todo esto cambió radicalmente cuando Milken encontró la fórmula para financiar los esfuerzos de una clase de empresarios que previamente se les había negado el acceso al crédito a largo plazo, y como dice el refrán, el resto es historia. “Los ejecutivos gordos” que no cumplían con su obligación de maximizar el valor de sus empresas que se les habían confiado, se enfrentaban ahora a la toma por asalto de las mismas de parte de los “bárbaros” financiados por Mike Milken, que normalmente los eliminaban junto con la forma tan irresponsable de manejar sus corporaciones.

Además, Milken abrió también las puertas de los mercados de capitales a la empresa mediana y pequeña que antes les eran negados, y así, creó una nueva generación de empresarios agresivos y tomadores de riesgos. Pero lo más importante, esos mismos “depredadores” establecieron un nuevo y muy diferente modo de manejar, competir y modernizar las empresas que marcaría una novedosa pauta a seguir. Las creativas fórmulas financieras de Milken como las compras apalancadas, las tomas por asalto de empresas mal manejadas, o simplemente los financiamientos a base de sus bonos chatarra, revolucionaron el mundo corporativo y sentaron las bases de esta nueva economía.

Segundo: El sistema fiscal que Ronald Reagan le heredó a los EU y que en gran parte ha sido respetado por sus sucesores. Si inversiones e innovación requieren incentivos, lo mismo sucede con el trabajo. Pero los incisivos impuestos establecidos por los voraces gobiernos siempre han actuado al contrario, como un gran desincentivo para ambos inversión y trabajo. En la cruzada que Reagan se embarcó para reducir esa dolorosa carga, incrementó la recompensa para la toma de riesgos y el esfuerzo de la gente. La actitud de los “venture capitalist” y los nuevos empresarios del Internet de arriesgarlo todo en el desarrollo de tecnologías, en gran parte puede ser atribuida a Reagan y su gran capacidad para entender y estimular los vientos de la creativa destrucción que son tan esenciales para la salud del capitalismo.

Tercero: La consolidación y fortalecimiento de la dependencia de los mercados libres y la competencia para la asignación de los recursos entre las diferentes alternativas. Jimmy Carter lo inició y Reagan terminó un agresivo programa de desregulación de áreas claves de la economía americana: compañías aéreas, bancos, compañías de servicios eléctricos, de gas, de transporte terrestre, bancos, comunicaciones etc. De un día para otro las compañías aéreas podían volar a los puntos que ellos decidían y no a los que el gobierno las obligaba---o podían bajar sus tarifas si así les convenía. Nuevas empresas como Enron podían crear mercados para su gas natural, aumentar su capacidad, su variedad de energía y otros productos. Las empresas proporcionadoras de electricidad podían ahora construir plantas más pequeñas, y más eficientes en su esfuerzo para capturar clientes de sus competidores antes protegidos por el gobierno.

Cuarto: La nueva devoción surgida por el libre comercio. No podemos afirmar que el proteccionismo esté muerto, no, todavía tenemos infinidad de empresas que constantemente están pidiendo y logrando la protección del gobierno de sus rivales internacionales. Pero a pesar de eso, el libre comercio es en estos momentos más libre que nunca. Eso quiere decir que los consumidores pueden contar con competencia internacional para mantener competitivos los precios de automóviles, ropa, zapatos, alimentos etc, y otra gran variedad de bienes. Es también un hecho la cantidad de trabajadores disponibles en todo el mundo para satisfacer las necesidades del consumidor americano y mantener la economía expandiéndose sin inflación.

Hay que recordar que el concepto de libre comercio no solo incluye bienes, servicios o el libre movimiento de capitales. También incluye el libre movimiento de otro importante recurso, trabajadores. Tampoco hay duda que los trabajadores del mundo se están desplazando agresivamente, algunas veces de forma legal, otras clandestinamente, a donde las oportunidades se presentan. Para los EU esto representa una abundante mano de obra competitiva para construir fábricas, recoger cosechas, transportar bienes, y satisfacer la demanda de personal de alta preparación tecnológica.

Quinto: Control patrimonial. En 1952 solamente el 4% de los americanos eran propietarios de acciones de empresas. Para 1997 ya el 40% de los americanos adultos tenían algún tipo de participación patrimonial en las empresas americanas. Hoy día el FED estima que más del 50% de los americanos son tenedores de acciones corporativas. Esto ha venido a revolucionar de una forma brutal la mentalidad de estos mini capitalistas y su visión acerca del nuevo mundo de los negocios y las finanzas.

Estos nuevos capitalistas no son necesariamente ricos. El FED estima que las familias propietarias de acciones con ingresos de $25,000 a $49,000 se ha incrementado más de 50%. Por otro lado, los fondos de pensiones de los trabajadores americanos controlan en estos momentos el 60% de las acciones cotizadas en la bolsa---lo que Milton Friedman llama la socialización del capital. En palabras del Wall Street Journal: “Trabajadores del mundo unidos, pero no para lo que Marx pretendía, sino para comprar acciones y hacerse ricos.” Esto ha construido mundo de votantes en favor de los mercados libres mucho más amplio. Ellos también están a favor del libre mercado, impuestos reducidos, que han permitido las políticas de Reagan y Milken sean realmente duraderas.

Estos cinco factores se han combinado para lograr una economía más flexible, más competitiva, más innovadora, más productiva para hacer frente a las agresiones socialistas de Obama. Si a esto le sumamos la revolución tecnológica y de la informática; tendremos el potaje que resulta de esta economía americana que nadie parece entender, paro que sigue su paso con un agresivo crecimiento que ha provocado una sociedad americana con el más alto nivel de vida de su historia.

• Crisis / Economía internacional • Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus