Práctica económica
Abr 7, 2006
Juan Carlos Leal

Del aquel chorro de voz... sólo me quedó un chisguete

Pareciera que por controvertidos los últimos resultados de las encuestas y las campañas negativas por fin hicieron mella en el “indestructible” López.

Pareciera que por controvertidos los últimos resultados de las encuestas y las campañas negativas por fin hicieron mella en el “indestructible” López. Que pide tregua, se calla y empieza a delinear unas propuestas mucho más modestas que las expectativas que había provocado con sus grandilocuentes declaraciones. Pero éstas continuarán y habla de que va a cambiar las “políticas económicas” sin modificar los equilibrios de la macroeconomía, y cualquiera que sepa un poquito de esto se puede dar cuenta que no se podría hacer nada ante estas condiciones.

 

Lo que se puede es reorientar el gasto, no aumentarlo, dar prioridades distintas a algunas políticas pero no cambiarlas, y así cambios por demás cosméticos. Pero la vociferación continúa y al mismo tiempo que trata de decir que su política no sería irresponsable, dice que habrá que ajustar cuentas con los banqueros e insiste en que los corruptos están con los grupos de poder y que esos no están con él ni le dan dinero, asunto que no pienso discutir en esta entrega pues es notorio ese apoyo de algunos grupos de interés.

 

Pero la materia de este artículo es el chisguete, ahora resulta que su gran promesa para ancianos y jóvenes es de 100 mil millones de pesos para becas y pensiones. Estos recursos extra provendrán de la reducción de nóminas, que como ya vimos en una entrega pasada, puede llegar a los 5 mil millones y los otros 95 mil provendrán de la eficiencia y del combate a la corrupción, según el vociferante candidato.

 

Pero ¿para que alcanzan 100,000 millones de pesos en pensiones y becas? Para empezar estos 100 mil millones sólo representan un 5.31% del gasto total del gobierno federal que asciende al billón 881 mil millones de pesos. Esta cifra es sólo la mitad de lo que hoy destina el gobierno federal al pago de pensiones, es menos de un tercio del gasto educativo federal, o menos de la mitad del gasto en salud. Es más, de esa cifra a cada mexicano le tocarían mil pesos al año. Pero hay que restar 40 mil millones que servirían para subsidiar combustibles y energía. Por ello es imposible alcanzar con ello la promesa de la pensión para todos los adultos mayores o una beca para los hijos de madres solteras o para los estudiantes destacados. Es más, con una cifra similar a los 100 mil millones el IMSS paga solamente 2 millones 400 mil pensiones y, hay que decirlo, de muy mala calidad para la gente que trabajó tantos años para recibir tan poco a cambio.

 

Pero habría que utilizar 40,000 millones para bajar tarifas de energía y el costo de los combustibles. Pero de nuevo los 40 mil millones no sirven, pues hoy el gobierno gasta más de 85 mil millones para subsidiar las tarifas eléctricas, tan sólo 50 mil para la tarifa doméstica, tan criticada, pero el problema se escapa de nuevo, no hay competencia, hay monopolios y sindicatos monopolizados que impiden que estas compañías puedan hacer su trabajo de manera eficiente y utilicen tecnología, la sangría de recursos fiscales no para y nunca será suficiente para actualizar tecnológicamente a este sector tan atrasado.

 

Por el lado de los combustibles mejor ni decir nada, tantos escándalos han estado presentes en el sector que mejor ni seguirle. Pero ¿es en realidad el precio de la gasolina caro en México?, eso depende de cómo estén las condiciones del mercado internacional, pues nuestro precio es administrado y genera grandes ganancias para PEMEX cuando está barato y grandes pérdidas cuando está caro. Pero de eso no se habla, es “vamos a bajar el precio pero no a reformar todo el problema que es el monopolio de PEMEX y las redes de corrupción dentro y fuera de la empresa”.

 

De esta forma el león hoy parece gato, o lo que es lo mismo, de aquel gran chorro de millones hoy sólo le quedó el chisguete de promesitas.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Gobierno neutral
Isaac Katz
• La otra tragedia
Arturo Damm
• Estado de chueco
Manuel Suárez Mier
• Relaciones externas en 2020