VIERNES, 28 DE FEBRERO DE 2014
México, Narco y Estados Unidos

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Un tema que se atraviesa en la relación bilateral con nuestros vecinos del norte es el narcotráfico y la refriega contra los traficantes desde hace 43 años, cuando Richard Nixon declaró la guerra formal, pero desde mucho antes conforme EU prohibió drogas y nos “indujo” a seguir su ejemplo.”


“…los dos unidos siempre y amándonos… y en
medio de nosotros mi madre como un Dios.”
Nocturno a Rosario de Manuel Acuña

Un tema que se atraviesa en la relación bilateral con nuestros vecinos del norte, como la madre de Acuña en su poema, es el narcotráfico y la refriega contra los traficantes desde hace 43 años, cuando Richard Nixon declaró la guerra formal, pero desde mucho antes conforme EU prohibió drogas y nos “indujo” a seguir su ejemplo.

Guillermo Valdés, Director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) en el lapso 2006-2011, está en Washington para presentar su libro Historia del Narcotráfico en México, el escalofriante análisis de cómo ha evolucionado el tráfico de substancias prohibidas en nuestro país en ruta a su destino final, Estados Unidos.

Su presencia en la capital de EU no podría haber sido más oportuna pues la captura de Joaquín Guzmán Loera (El Chapo) causa revuelo y pone el tema de nuevo bajo el microscopio, mientras se le levantan acusaciones en siete jurisdicciones de EU para pedir su extradición y un juez declara que primero se le juzgará en México.

El texto de Valdés es realmente impresionante por la cantidad de información que incluye pero también por el fino análisis que realiza de las causas y consecuencias del narcotráfico, y por su principal conclusión: que no se le ve fin ni al narco ni a la violencia que acarrea hasta que no tengamos instituciones sólidas para combatirlo.

Identifica con claridad que la naturaleza ilegal de los mercados, genera incentivos para el uso de la violencia pues no pudiendo recurrir a la ley y al derecho para asegurarse que los contratos se cumplan, lo traficantes se ven forzados a definir sus propias reglas del juego y a usar la violencia para asegurar que se consumen.

En la medida que la prohibición de un número creciente de productos se generaliza en EU, empezamos a sentir la presión para seguir su ejemplo en México, dónde se trataba a las adicciones como un problema de salud pública y no como un asunto criminal. Eventualmente, nos vimos obligados a entrar a la senda prohibicionista.

Valdés identifica “los cinco genes del ADN del crimen organizado” en el tráfico de substancias ilegales:

  1. Elevada rentabilidad que crece exponencialmente con su prohibición.

  2. Organización criminal sustentada en redes familiares y comunitarias.

  3. Violencia como instrumento de control de los participantes y corrupción como mecanismo de convivencia con las autoridades.

  4. El estado de derecho era, en el mejor de los casos, secundario.

  5. Asimetría de poder México-EU que nos forzó a seguir sus pasos prohibitivos.

El autor identifica tres fases históricas del narcotráfico en México. 1926-1940 cuando empieza la prohibición, se trata de un fenómeno local en el noroeste del país donde los productores y comerciantes de drogas, frecuentemente en asociación con políticos locales, empiezan a desarrollar sus rutas de acceso a EU.

1940-1980 que Valdés identifica como la fase de auge y consolidación monopólica. Con excepción de la Segunda Guerra Mundial, cuando EU requirió de gran cantidad de drogas para atender a sus heridos, existe la leyenda –pues no hay evidencia documental- que el gobierno de EU le pidió al de México que fuera su proveedor, se organiza en grande la producción, manufactura y traslado de drogas ilícitas al norte.

La producción de la materia prima era notablemente descentralizada pero conforme había que transformarla y transportarla a su principal mercado en EU, se condensa en una organización sumamente compleja y una empresa dominante, en connivencia tácita ya con el gobierno mediante la Dirección Federal de Seguridad (DFS).

Cuando sobreviene en 1985 el asesinato del agente de la DEA, Enrique Camarena, la presión de EU obligó a romper ese acuerdo implícito, a descabezar el monopolio y a eliminar la DFS, con lo que se pierde el control del negocio de las drogas, y surgen múltiples organizaciones en conflicto para consolidar su mercado y crecer.

En esta coyuntura se inicia la violencia que va creciendo conforme la debilidad del gobierno federal es cada vez mayor a partir de mediados los años noventa, y aparecen caudillos locales y regionales que entran en connivencia con los narcos y ponen a sus órdenes las fuerzas locales del orden.

Un texto fascinante, aleccionador y esencial para entender la violencia que nos azuela pero con una conclusión poco alentadora: reconstruir las instituciones y aplicar un verdadero y efectivo estado de derecho nos llevará, según el autor, ¡una generación! 

• Drogas • Inseguridad / Crimen

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus