VIERNES, 21 DE MARZO DE 2014
Bono Global, ¿lo correcto? (II)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La única deuda gubernamental que se justifica es la que se invierte productivamente, dando como resultado la oferta de algún bien o servicio, puesto a disposición de los consumidores, y por lo tango capaz de generar los ingresos necesarios con los cuales irla liquidando.”


El Gobierno Federal colocó un Bono Global, a cien años, por un monto de mil millones de libras esterlinas, lo cual fue presumido por Hacienda como un gran logro, por razones que, en la visión oficial, se sintetizan en una sola: la confianza de los prestamistas en el manejo de las finanzas gubernamentales, lo cual queda de manifiesto, uno, en el plazo otorgado para pagar, ¡cien años!, y, dos, en el hecho de que el bono otorgará, a su vencimiento, un beneficio de 5.75 por ciento, la menor tasa conseguida por el Gobierno Federal en las tres emisiones que ha colocado, en los mercados internacionales, a plazos de cien años, todo lo cual es cierto, pero no necesariamente correcto, sobre todo si por correcto entendemos, y así lo entiendo yo, el hecho de desendeudarse, es decir, de ir reduciendo, primero que nada en términos absolutos (el cálculo en términos relativos, aunque se piense lo contrario, ¡sobre todo si se hace en términos del PIB!, puede resultar engañoso), los pasivos gubernamentales.

La primera pregunta que debemos hacer cuando el gobierno anuncia una nueva contracción de deuda es, ¡sin lugar a dudas!, ésta: ¿Cuál será el destino de esos pasivos?, o, dicho en términos más sencillos: ¿Para qué usará el gobierno ese dinero? ¿Cuál es la respuesta con relación a la última deuda contraída? Cito del comunicado oficial: “Esta transacción cumple con los siguientes objetivos: a) aprovechar las condiciones del mercado para captar recursos a tasas de interés favorables; b) consolidar un nuevo bono de referencia de 100 años en el mercado de libras; y, c) diversificar la base de inversionistas, incorporando cuentas con un enfoque diferente, que usualmente no participan en las transacciones del Gobierno Federal”, objetivos señalados por Hacienda que no responden a la pregunta ¿para qué usará el gobierno ese dinero? Lo único que se nos informa es que se contrajo la deuda nueva para 1) aprovechar menores tasas de interés, 2) contraer una nueva deuda a cien años, 3) diversificar las fuentes, y mejorar las formas, de la deuda del Gobierno Federal, todo lo cual deja sin responder la pregunta más pertinente cuando de la deuda del gobierno se trata: ¿para qué va a usar el gobierno ese dinero?, ¿cuál será el destino de esos pasivos?

Hay que tener claro que la única deuda gubernamental que se justifica es la que se invierte productivamente, dando como resultado la oferta de algún bien o servicio, puesto a disposición de los consumidores, y por lo tango capaz de generar los ingresos necesarios con los cuales irla liquidando. La nueva deuda, ¿se invertirá productivamente? Y si es así, ¿en qué actividad productiva se invertirá? O, por el contario, sólo se usará para cambiar deuda vieja (a menor plazo y mayor tasa) por deuda nueva (a mayor plazo y menor tasa), lo cual supone destapar un hoyo para tapar otro, pero no, tal y como debería de ser, para ir reduciendo, primero que nada en términos absolutos, ¡sí: absolutos!, los pasivos gubernamentales.

• Impuestos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus