Pesos y contrapesos
Abr 7, 2014
Arturo Damm

¿Más confianza = más inversiones?

¿Cuál ha sido, en las últimas tres décadas, el principal problema económico que hemos enfrentado, y que no hemos resuelto, en México?

¿Cuál ha sido, en las últimas tres décadas (se escribe rápido, ¡pero se trata de treinta años!), el principal problema económico que hemos enfrentado, y que no hemos resuelto, en México? El bajo crecimiento de la producción de bienes y servicios y, con él, el bajo crecimiento de la generación de ingreso, mayor crecimiento en la producción y en el ingreso que es condición necesaria para lograr un menor grado de escasez y, por ello, un mayor nivel de bienestar.

¿Qué se requiere para que la producción y el ingreso crezcan más? Que se invierta, directamente, más de lo que se ha invertido, en el entendido de que las inversiones directas son las que abren empresas, producen bienes y servicios, crean empleos, y les permite, a quienes consiguen esos empleos, generar ingresos. ¿Qué se requiere para que se invierta, directamente, más? Entre otras cosas, pero de manera muy importante, que la confianza de los empresarios aumente, al grado de poder enunciar la siguiente relación: a mayor confianza más inversiones directas, y a más inversiones directas mayor crecimiento.

Dada la relación enunciada es que resulta importante el Indicador de Confianza Empresarial, que mes tras mes calcula y publica el INEGI, y cuya edición de marzo trae buenas noticias. En enero, el índice promedio de confianza de los empresarios (de las industrias manufacturera y de la construcción, así como del comercio) se ubicó en 50.7 unidades (50.6 en diciembre), subió a 52.5 en febrero y a 52.9 puntos en marzo, con lo cual sumamos dos meses consecutivos con la confianza de los empresarios a la alza. Dada la relación anunciada –a mayor confianza más inversiones directas–, ¿podemos esperar, a corto plazo, un mayor crecimiento en las inversiones directas, y por ello un mayor crecimiento en la producción y en el ingreso?

El Indicador de Confianza Empresarial se elabora a partir de las respuestas a estas cinco preguntas: 1) ¿es el actual un momento adecuado para invertir?; 2) ¿la situación económica presente del país es igual, mejor o peor que en el pasado reciente?; 3) ¿la situación económica presente de la empresa es igual, mejor o peor que en el pasado reciente?; 4) ¿la situación económica futura del país se prevé igual, mejor o peor que hoy?; 5) ¿la situación económica futura de la empresa se prevé igual, mejor o peor que hoy?

Centro la atención en la primera pregunta: ¿es el actual un momento adecuado para invertir? En enero el índice promedio de confianza empresarial, con relación a esta pregunta, se ubicó en 33.7 puntos (34.1 en diciembre), en febrero y marzo aumentó, respectivamente, a 37.1 y 38.3 unidades, lo cual quiere decir que febrero y marzo, con relación a diciembre y enero, se consideraron mejores momentos para invertir, lo cual plantea la siguiente pregunta: ¿se invirtió, directamente, más?, pregunta cuya respuesta conoceremos el 9 de mayo y el 10 de junio, días en los que el INEGI publicará los datos de la inversión fija bruta para febrero y marzo, respectivamente.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los ciudadanos tienen el deber de mantener al gobierno, pero el gobierno no tiene el deber de mantener a los ciudadanos.

Grover Cleveland
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• El clima social en EU
Víctor Hugo Becerra
• Sumisión no es diplomacia
Arturo Damm
• Caprichos
Isaac Katz
• 188 años
Arturo Damm
• ¿Cambio de postura?