LUNES, 19 DE MAYO DE 2014
Recesión:¿Sí o no? (I)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Uno de los principales temas de la discusión económica de los últimos días ha sido el de la recesión, en concreto la pregunta de si la economía mexicana está, o no, en recesión. ”


Uno de los principales temas de la discusión económica de los últimos días ha sido el de la recesión, en concreto la pregunta de si la economía mexicana está, o no, en recesión. Según la definición de recesión del INEGI, y según los datos reportados por el instituto, sí estamos pasando por una recesión. Según la visión del secretario de Hacienda, apoyada en el hecho de que el PIB crece y se crean empleos, no enfrentamos una recesión. ¿Quién tiene la razón? Todo depende de la definición de recesión, recesión que tiene más de una definición, lo cual plantea la siguiente pregunta: ¿cuál es la buena?, no habiendo una manera objetiva (¿o sí?) de responder esta pregunta.

En esencia caben tres posibilidades a la hora de definir la recesión económica, todas relacionadas con el comportamiento de la actividad económica: 1) menor crecimiento, con relación al pasado inmediato, de la actividad económica (lo cual supone, ¡ojo!, crecimiento); 2) crecimiento, de la actividad económica, por debajo de su tendencia a largo plazo (lo cual puede darse, ¡ojo!, a elevadas tasas de crecimiento); 3) decrecimiento, con relación al pasado reciente, de la actividad económica (lo cual supone, ¡obviamente!, una tasa de crecimiento negativa).

Enlistadas las tres posibilidades esenciales para definir una recesión, resta elegir las variables que representarán a la “actividad económica” mencionada en tales definiciones, pudiendo considerarse al Producto Interno Bruto, es decir, a la producción de bienes y servicios, u otras variables como empleo, actividad económica mensual, actividad industrial, ventas, importaciones, etc., con las cuales se pueden elaborar índices que indiquen el estado actual (indicador coincidente) y posible trayectoria futura (indicador adelantado) de la actividad económica.

La duda no es menor. Primero: ¿cuál es la mejor definición? Segundo: ¿cuáles son las mejores variables? Si yo defino recesión como el menor crecimiento, con relación al pasado inmediato, del indicador coincidente, puede ser que la economía esté en recesión. Pero si la defino como el decrecimiento, con relación al pasado reciente, de la producción de bienes y servicios, puede darse el caso de que no lo esté. En ambos casos se trata de la misma economía. Lo que cambia es, uno, la definición de recesión y, dos, la variable con la cual se mide la actividad económica.

Ante estas posibilidades para definir recesión, ¿existe una definición “canónica” de recesión económica? ¿Una definición de libro de texto o de diccionario de economía? ¿Una definición avalada por la (llamémosla así) ortodoxia (suponiendo que tal cosa exista entre los economistas), que nos permita saber quién, el INEGI, o el secretario de Hacienda, tiene la razón?

Pero lo más importante de todo: toda esta discusión, ¿no es un tanto cuanto escolástica (en el sentido peyorativo del término)?

Continuará.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus