MIÉRCOLES, 28 DE MAYO DE 2014
El viejo truco de la redistribución (II)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Valenzuela







“Es hora de arrendar los gobiernos a su única responsabilidad original; Proteger vida, libertad, propiedad y el cumplimiento de los contratos, no darles más avenidas para continuar sus saqueos.”


“A los hombres se les ha enseñado que la mayor virtud no es crear, sino dar. Pero no se puede dar lo que no se ha creado.”

Ayn Rand

En la ciudad de Mexicali BC, desde hace años se viene desarrollando un fenómeno interesante. Un grupo de graduados del Tecnológico de Monterrey, mi Alma Mater, han tomado control del timón del estado logrando excelentes resultados en áreas como la política y desarrollo económico. El grupo ya ha producido dos gobernadores y, durante más de 25 años, galantemente han enfrentado al partido de gobierno manteniendo las riendas políticas en manos de un PAN, con muchos tintes liberales.

Uno de ellos, mi buen amigo, Felizardo Verdugo, me dirige un comunicado expresando la inquietud que entre ellos ha causado la publicación económica de moda: “El Capital en el Siglo XXI”, obra magna del nuevo astro de los intervencionistas, Thomas Piketty, y me honra solicitando mis comentarios.

Puntos definidos por mis amigos:

1.- Piketty tiene razón en su señalamiento de la concentración de capital y las desigualdades.

Efectivamente Piketty tiene razón al dibujar ese cuadro. Sin embargo, es igualmente importante identificar las causas de este fenómeno antes de invitar a la piñata. Si pensamos en países como México, nos daremos cuenta que la extrema riqueza y la vergonzante pobreza, son consecuencias ligadas directamente a las políticas gubernamentales desde el nacimiento del país en 1821. Los mayores fabricantes de pobreza a nivel mundial, son los gobiernos.

Ahora, si dirigimos la mirada a países ricos y desarrollados, podremos observar que, en sistemas económicos que todavía guardan ciertos tintes de libertad, los ricos son más ricos y se multiplican, los pobres son menos pobres y su nivel de vida en otros países los ubicaría en la clase media.

2.- La solución de Piketty es el viejo truco de la redistribución a base de saquear a los ricos con impuestos draconianos.

No tendremos que viajar largas distancias para darnos cuenta que, su receta es Keynesiana, nada novedosa y con tintes socialistas que tanto se han aplicado en Europa, para enviar el continente a la sala de emergencia a manos del FMI. Ahora, ¿el capital es más redituable en manos de entrepreneurs (empresarios libres, temerarios, sin ligas con los gobiernos), o en manos de gobiernos ineptos y corruptos? Un empresario como Steve Wynn combate más efectivamente la pobreza con sus millonarias inversiones creando empleos y, sobre todo, formando capital. Un entrepreneur con fortuna en billones de dólares, no mantiene sus billones estacionados en el closet de su casa, no, sus remanentes de capital van a circular por los mercados financieros apoyando el desarrollo. Eso es riqueza real cubierta con el sudor del trabajo, mientras que los gobiernos pretenden crearla a base de emisiones fraudulentas de dinero que, a largo plazo, empobrecerán a todos.

3.- Bill Gates y Warren Buffett regalan sus fortunas mientras que Carlos Slim argumenta la suya produce más bienestar invertida por el mismo.

Mi amigo Felizardo aquí me está tirando una bola ensalivada. Hace algunos años alguien le preguntaba al filósofo liberal David Kelley ¿Quién ha hecho más bien por la humanidad, la Madre Theresa o Mike Milken? Milken es el odiado entrepreneur que revolucionó los mercados financieros mundiales en los años 80, con su invento de los bonos chatarra creando infinidad de empresas como CNN y, sobre todo, con sus fórmulas financieras provocó una depuración del mundo corporativo en EU. Milken amasó una fortuna incalculable y, finalmente, cortesía de sus enemigos, tuvo que ir a prisión.

Pero Kelley sin titubear responde; “Por supuesto que Mike Milken. Él fue un creador de riqueza y capital, mientras que la madre Theresa se dedicó a repartir lo que alguien más había creado. Para que existan las madres Theresas, primero deben existir los Milkens”.

4.- La receta de Piketty sería filantropía obligatoria para los ricos.

La filantropía es humanidad porque es voluntaria. Al momento que la “filantropía” se convierte en obligación activada por la coerción de los gobiernos, invadimos el mundo de la tiranía de las buenas intenciones, o, tal vez no tan buenas. Lo afirmaba Buchanan en su teoría del “Public Choice”, no hay buenas intenciones en los mortales abrazos de los gobiernos. Lo que políticos y burócratas buscan activando la coerción de los gobiernos, es simplemente acrecentar su poder dentro de esos gobiernos cada día más obesos disparando, a diestra y siniestra, leyes, mandatos, regulaciones y, en especial, impuestos para saciar su voracidad.

Si un gobierno decide redistribuir la riqueza, explícitamente afirma que la riqueza es suya para disponer. Nadie, que yo sepa, ha diferenciado esta propuesta del principio básico del comunismo. Ahora, dirijamos la mirada hacia los pasajes de la historia y nos daremos cuenta que, cualquier movimiento social que inicia redistribuyendo ingresos, termina cubriendo a los pueblos con miseria y sufrimiento.

5.- La transferencia y redistribución tendría que ser manejada por los gobiernos.

En estos momentos tocamos el problema fundamental ¿Cuándo hemos atestiguado alguna actividad que los gobiernos desarrollen con eficiencia? En nuestro continente tenemos los casos más patéticos; Cuba y Venezuela. Hay antecedentes históricos que nos muestran la situación de ambos países antes que los tiranos los apresaran en sus garras. Mi padre, a su regreso de Europa en los años 30, por invitación del embajador cubano en Bélgica, hizo una escala en Cuba de dos semanas, y afirmaba no haber encontrado diferencias entre Cuba y los países de Europa.

En Venezuela tuvo la misma experiencia cuando, a principio de los años 80, fuéramos a visitar a su compañero en la Universidad de Bruselas, don Julio Báez. Era tal la impresión de mi padre ante el avance venezolano que don Julio le decía; “Ya ves catire, te hubieras venido conmigo cuando, al graduarnos, te invité para abrir un despacho aquí en Caracas.

6.- En países ineptos y corruptos, tal vez la formula no funcione.

Mi querido amigo, al 99% de los gobiernos del mundo son eso, ineficientes y corruptos ¿Cómo se puede calificar un gobierno que endeuda al país en más del 100% de su PIB? ¿Un gobierno que, en su contabilidad tiene extraviada una partida de $40 billones de dólares? ¿Un gobierno que permite que las mafias políticas y sindicales saqueen una empresa como Pemex? Es hora de arrendar los gobiernos a su única responsabilidad original; Proteger vida, libertad, propiedad y el cumplimiento de los contratos, no darles más avenidas para continuar sus saqueos.

El Sr Piketty simplemente quiere castigar a los que producen para mantener a los que no producen y no entiende lo afirmado por Thomas Sowell; “La primera lección en economía es la escasez: Nunca hay lo suficiente para satisfacer la demanda. La primera lección en política, es ignorar la primera lección de economía”

 

• Public Choice • Redistribución • keynesianismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus