JUEVES, 29 DE MAYO DE 2014
Cómo crecer más en 2015

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Venenosa propaganda en Chile

Arturo Damm
• IED, de mal en peor

Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“En 2015 el gobierno espera crecer a tasas mayores al 4%, para lo que es necesario leyes secundarias en materia energética más atractivas para los inversionistas que las de Brasil, Colombia y las de los países petroleros asiáticos y africanos, que tienen recursos petroleros y buscan inversionistas que los extraigan.”


La reducción de las expectativas de crecimiento de la economía mexicana de un 3.9% a un 2.7% para este año obedece a varios factores, pero principalmente a la sobrevaluación de una reactivación mediante un mayor gasto público, a la subvaluación de los efectos recesivos del aumento de impuestos y a la decepción en el sector productivo de la mediocre reforma laboral, la negativa reforma fiscal para el sector privado y la tardanza en la aprobación de las leyes secundarias de la reforma energética.

El último año del sexenio pasado, el 2012, la economía mexicana creció en 3.9% con un crecimiento en los EUA de 2.2%, de la economía mundial de 3.3% y sin reformas estructurales. En 2014, el crecimiento de la economía  mexicana se estima en 2.7%, con un crecimiento esperado de la economía de EUA de 2.8% y de la economía mundial del 3.6%, panorama exterior mejor al del 2012.

El año pasado el bajo crecimiento del PIB de México, de 1.1%, que anualizado también lo fue en el primer semestre del 2014, se le atribuye al retraso en el ejercicio del gasto federal en 2013. Frenaron varios programas iniciados en el sexenio anterior, pero también influyó el sobreendeudamiento y gasto excesivo de muchos estados en el período electoral del 2012, por lo que en el 2013 dejaron de pagar a proveedores y detuvieron obras.

En 2014 el gobierno federal decidió reactivar la economía mediante un mayor gasto público y aumentar impuestos que le permitieran más ingresos a corto plazo. Abandonó la verdadera reforma estructural fiscal, como los analistas del sector productivo esperaban.

En 2015 el gobierno espera crecer a tasas mayores al 4%, para lo que es necesario leyes secundarias en materia energética más atractivas para los inversionistas que las de Brasil, Colombia y las de los países petroleros asiáticos y africanos, que tienen recursos petroleros y buscan inversionistas que los extraigan. También es importante, si queremos mayores crecimientos, que se “reformen las reformas” laboral y fiscal, que en nada ayudan, como se aprobaron, a un mayor crecimiento estructural y duradero.

• Reforma fiscal • Reformas estructurales • Problemas económicos de México • Reforma energética • Reforma laboral

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus