MIÉRCOLES, 23 DE JULIO DE 2014
Más arbitrariedades tributarias (II)

¿Usted apoya la revocación de mandato para el Presidente de la República y los gobernadores?
No
No sé



“Ideologías hay varias, ciencia económica solo una, cuyas leyes, como la de gravedad, funcionan en todo el mundo, no seguirlas genera miseria y escasez.”
Luis Pazos

Arturo Damm







“Condición que debe cumplirse para crear en el contribuyente la obligación moral de tributar es que todos paguen impuestos, algo que en México, con el aval de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, no sucede.”


Condición que debe cumplirse para crear en el contribuyente la obligación moral de tributar es que todos paguen impuestos, algo que en México, con el aval de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, no sucede. Hay contribuyentes privilegiados, que no tienen que pagar como cualquier “hijo de vecino”, y los hay comunes y corrientes, que sí tiene que pagar como cualquier “hijo de vecino”, entendiendo por tal aquel que no puede conseguir dicho privilegio que, ¡ojo!, siempre lo otorga alguna autoridad, por lo general perteneciente al Poder Legislativo, tal y como sucedió con el caso que me ocupa, muestra del Estado de chueco que padecemos.

“En febrero de 2013 –cito directamente del sitio Yo Contribuyente– un grupo de 19 contribuyentes presentó una demanda de amparo en contra del artículo 9 de la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2013, que en su último párrafo exime a gobiernos estatales y municipales del cumplimiento de sus obligaciones tributarias en el pago del ISR que retuvieron/retengan a sus empleados”, demanda de amparo que se realizó por considerar, con toda razón, que “al otorgar este beneficio discrecional a los gobiernos locales se está trasladando la carga sobre los contribuyentes cumplidos” amparo que, al final de cuentas (la historia tuvo varios capítulos que no puedo contra aquí), fue desechado, con cuatro votos en contra y sólo uno a favor, por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, cuyos ministros (los cuatro mencionados) consideraron que los promotores del amparo, en su calidad de contribuyentes agraviados, ¡a ellos la ley sí los obliga apagar el ISR!, no tienen interés legítimo para promoverlo, por lo cual, de un plumazo, lo desecharon. ¡Tanto por el Estado de Derecho en materia tributaria!

¿Qué queda, si la Suprema Corte, en este caso de Injusticia, de la Nación tuvo la última palabra? Para responder cito, de La democracia en América, este párrafo de Tocqueville: “En ciertas naciones que se pretenden libres, todos los agentes del poder pueden violar impunemente la ley sin que la Constitución del país dé a los oprimidos el derecho a quejarse ante la justicia. En esos pueblos no es preciso considerar ya la libertad de prensa como una de las garantías, sino como la única garantía que queda de la libertad y de la seguridad de los ciudadanos”, párrafo que, aplicándolo a nuestro caso, parafraseo: “En países que se pretenden libres, los agentes del poder pueden violar la justicia, sin que le quede al ciudadano ninguna salida institucional. En esas naciones la libertad de prensa es el único poder que queda a favor de los derechos de los ciudadanos”. Y ese poder es el que ejerzo en este Pesos y Contrapesos.

• Problemas económicos de México • Impuestos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus