MARTES, 29 DE JULIO DE 2014
Crecer es caro

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas

Arturo Damm
• La debacle

Isaac Katz
• Política industrial


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Isaac Katz







“El principal problema que tenemos es que crecer es muy caro. Las barreras al crecimiento son enormes: excesiva e ineficiente regulación de los mercados, una altísima incidencia de corrupción, un sistema judicial que no garantiza el cumplimento de contratos, etcétera. Y esto, simplemente no se atiende.”


El INEGI dio a conocer tres datos relevantes que muestran que la economía sigue sin despegar.

El primero es la cifra del IGAE de mayo que, comparada con el mismo mes del año anterior creció en 1.4% (actividades primarias crecieron 2.7%, las secundarias 1.6% y las terciarias 1.2%). Sin embargo, con cifras ajustadas por estacionalidad, comparado con el mes de abril el Índice disminuyó en 0.12% (las actividades primarias aumentaron 0.96%, las secundarias 0.11% mientras que las terciarias se redujeron 0.22%. La recuperación del sector industrial sigue siendo muy débil, mientras que el consumo interno sigue deprimido, como lo muestra que, también con cifras ajustadas por estacionalidad, tanto las ventas al mayoreo como las ventas al menudeo se redujeron en mayo con respecto de abril (1.27% y 0.06% respectivamente).

La segunda cifra importante es la tasa de desempleo. En junio de este año, la tasa de desocupación fue de 4.80% de la PEA, una mejora respecto de junio del 2013, cuando ésta fue de 4.99%. Sin embargo, la tasa de desocupación urbana, que es un mejor indicador de la evolución de la economía, particularmente la de los sectores secundarios y terciarios, fue en junio de este año 5.89%, siendo que en junio del año pasado había sido de 5.78%.

Finalmente, se reportaron las cifras preliminares de la balanza comercial de junio. Por el lado de las exportaciones, la tasa de crecimiento de las no petroleras respecto de junio del año pasado fue de 8%, mientras que las petroleras se expandieron en 5.1%. Sin embargo, con cifras ajustadas por estacionalidad, las no petroleras cayeron respecto de abril en 0.95%. Por lo que toca a las importaciones, respecto de junio de 2013, estas aumentaron en 9.6% (10.2% en importaciones de bienes de consumo, 10.2% las de bienes intermedios y 3.4% las de bienes de capital. Con cifras ajustadas por estacionalidad, las importaciones totales mostraron una reducción mensual de 0.36% (las de bienes de consumo aumentaron 9.7% mientras que las de bienes intermedios y las de capital se contrajeron en 1.72% y 3.97% respectivamente).

Después del magro crecimiento de 1.8% en el primer trimestre, con las cifras de que se disponen del segundo trimestre del año, la tasa de crecimiento del PIB, nuevamente se situará por debajo del 2% anual. Diferentes estimaciones de crecimiento para este año han sido continuamente revisadas a la baja, la última la FMI que la situó en junio en 2.4% (en abril la estimación era de 3%).

Una política tributaria extractiva que le quitó recursos tanto a las empresas como a las familias y que, peor aún, desalineó todavía más los incentivos derivados del arreglo tributario con el objetivo de mayor crecimiento económico, un gasto público que se ejerce lenta, ineficiente e ineficazmente, un entorno externo débil (el FMI proyecta que la economía estadounidense crecerá solo 1.7% y la zona del Euro en únicamente 1.1%), son todos elementos que se conjugan para que la economía mexicana siga experimentando un muy bajo crecimiento.

Las reformas que se han hecho recientemente, particularmente la financiera, la de telecomunicaciones y la energética van en el sentido correcto, pero su efecto sobre el crecimiento se manifestará en el mediano plazo (no antes de 2016, con suerte). ¿Y mientras qué? El principal problema que tenemos es que crecer es muy caro. Las barreras al crecimiento son enormes: excesiva e ineficiente regulación de los mercados, una altísima incidencia de corrupción, un sistema judicial que no garantiza el cumplimento de contratos, etcétera. Y esto, simplemente no se atiende.

• Reforma fiscal • Reformas estructurales • Problemas económicos de México • Reforma energética • Reforma financiera

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus