MARTES, 17 DE MARZO DE 2015
MVS y la libertad de expresión

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Fernando Cota







“¿No sería mejor privatizar el espectro radioeléctrico y eliminar toda regulación a la que hoy en día se someten las televisiones y radios de nuestro país?”


Mucho se ha escrito sobre el caso Aristegui y muchas buenas conciencias sostienen dos narrativas contradictorias. La primera pinta a un represor Vargas despidiendo a su empleada por hacer mal uso del nombre de su empresa. La segunda pinta a un gobierno represor amenazando a Vargas y exigiendo la cabeza de Aristegui por haber destapado escándalos de corrupción que salpican al Presidente, a su esposa y a su Secretario de Hacienda.

Las narrativas, reitero, son contradictorias. Si Vargas está siendo amenazado y coaccionado por el gobierno, no puede ser el malo de la película sino la víctima central. Vargas es quien estaría sufriendo en sus carnes la amenaza que ejerce el gobierno a la libertad de empresa y, por lo tanto, a la libre expresión.

Siempre han sido los gobiernos quienes haciendo uso y abuso de sus poderes censuraron la libre expresión. Sólo excepcionalmente son otros (los terroristas islámicos contra los caricaturistas de Mahoma o los narcotraficantes mexicanos contra valientes periodistas) quienes brutalmente reprimen voces libres. Pero, esas excepciones aparte, los gobiernos han sido quienes han ejercido y ejercen el monopolio de la censura.

Y, pese a ello, aún hay quienes se dejan llevar por los cantos de sirena de aprendices de dictadores que nos pretenden convencer de lo contrario. En España, el líder chavista Pablo Iglesias señalaba que “lo que ataca a la libertad de expresión es que la mayor parte de los medios sean privados. Incluso, que haya medios privados ataca a la libertad de expresión, hay que decirlo abiertamente”.

Sin embargo, la realidad una y otra vez refuta esa idea. Es cuando los medios privados desaparecen y aparece el monopolio Estatal de la información que termina la pluralidad y la libertad. Ahí tenemos a nuestras vecinas Venezuela y Cuba como triste recordatorio.

Pero también cuando los medios privados deben someterse al poder gubernamental y a una extensa regulación la libre expresión está amenazada. Aquí tenemos el caso MVS.

¿Qué podemos hacer, pues, para proteger un derecho tan básico? Señala Fernando Dworak “salvaguardar la libre empresa en vez de tratar de coaccionar a una empresa particular que, nos guste o no, toma sus decisiones según sus propios cálculos.”

Hay que ir más allá. Debemos estar atentos y combatir todo intento del Estado por controlar los medios. Vigilemos la extensa publicidad institucional que muchas veces no es más que chayotes institucionalizados. Analicemos hasta qué punto es perversa la relación de compadrazgo entre el poder político y algunos medios, medios que se convierten por esta relación, en criaturas a la orden del poder. En esclavos sujetos al palo y la zanahoria. Chayote si aplaudes, pérdida de concesión si no aplaudes.

Veamos también hasta qué punto la paternalista “regulación de contenidos” sirve al poder político para ajustar el mensaje de los medios a sus intereses. Pensemos si tratar a los medios de comunicación privados como meras “concesiones” graciosas del Estado (y que deben ser periódicamente refrendadas por el Estado) no somete a esos medios. Planteemos, en definitiva, si no sería mejor privatizar el espectro radioeléctrico y eliminar toda regulación a la que hoy en día se someten las televisiones y radios de nuestro país.

• Libertad expresión • Totalitarismo • Intervencionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus