JUEVES, 23 DE JULIO DE 2015
Más ingresos al gobierno, menos a los hogares

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“El actual gobierno podía haber instrumentado una verdadera reforma fiscal, pero no lo hizo. Escogió el camino del aumento de impuestos y ahora cosecha los frutos de sus políticas equivocadas, como la baja de ingresos en los hogares.”


El INEGI dio a conocer que del 2012 al 2014, cayó el ingreso real de los hogares de la mayoría de los mexicanos en un 3.5%. Hay quienes culpan de ese empobrecimiento de los mexicanos a la crisis de Grecia, otros a la baja del precio del petróleo, a la mala distribución del ingreso o a las mayores desigualdades entre los ricos y los pobres.

Esos factores no son la causa de la baja de ingresos reales de la mayoría de los mexicanos, sino el aumento de impuestos destinados a incrementar un gasto público en gran parte improductivo. Ese gasto, lejos de impulsar el crecimiento lo obstaculizó, al reducir en las empresas los márgenes de ganancias, principal fuente de inversión, de empleos productivos y de crecimiento.

Entre bombos y platillos el gobierno anunció un incremento de sus ingresos con relación al PIB en sus dos primeros años de gobierno, lo que no dijo fue que lo logró a costa de reducir los ingresos de la mayoría de los mexicanos productivos.

Los planes de austeridad y de un presupuesto base cero para el 2016, no concuerdan con la realidad de un mayor gasto público realizado, por lo menos hasta antes de las elecciones.

El actual gobierno podía haber instrumentado una verdadera reforma fiscal, que implica la reducción de las tasas de ISR para atraer inversión y lograr más crecimiento, y generalizar el IVA a menores tasas, pero no lo hizo. Escogió el camino del aumento de impuestos para compensar la baja del petróleo, en lugar de ajustar desde el 2013 sus gastos. Ahora cosecha los frutos de sus políticas equivocadas, como  la baja de ingresos en los hogares.

El gobierno gastó más, los hogares, menos. Es una translación de ingresos de los gobernados hacia los gobernantes, que se tradujo en un mayor gasto público, improductivo para la sociedad, pues en poco o nada apoyó la creación de empleos productivos y el crecimiento estructural de la economía.

• Reforma fiscal • Pobreza y desigualdad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus