MARTES, 29 DE SEPTIEMBRE DE 2015
Banxico, ¿culpable por la depreciación? (II)

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La tarea del banco central no es evitar el alza en el precio del dólar, sino preservar el poder adquisitivo del peso.”


En esencia la depreciación se debe a que la demanda (salida) de dólares ha sido mayor que su oferta (entrada), depreciación que se combate revirtiendo esa situación, de tal forma que la entrada (oferta) de dólares resulte mayor que su salida (demanda), para lo cual, una entre otras posibilidades, habría que aumentar la tasa de interés, para que la inversión financiera en México se vuelva más atractiva y, como tal, atraiga más capitales hacia la economía mexicana, dólares incluidos.

Desde que comenzó la depreciación (noviembre de 2014) el Banco de México ha mantenido sin cambio, en 3.00 por ciento, la tasa de interés, lo cual, según algunos, convierte a las autoridades monetarias en culpables de la depreciación. Si en su momento hubieran aumentado la tasa, afirman algunos, la inversión financiera en México se hubiera vuelto más atractiva y ello hubiera evitado la salida de dólares y/o propiciado su entrada, evitando la depreciación.

Lo primero que hay que tener en cuenta al analizar el tema de la tasa de interés (que en este caso es la interbancaria a un día, y ni una otra), es que la tarea del Banco de México no es evitar el aumento en ningún precio, el del dólar incluido, sino procurar la estabilidad del poder adquisitivo del peso, definida como la situación en la cual, al paso del tiempo, con una misma cantidad de dinero se compra la misma canasta de bienes y servicios, lo cual no supone que los precios de esas mercancías no aumenten (según los cambios en su oferta y demanda), sino que el aumento en unos se compensa con la baja en otros, permaneciendo constante el índice de precios.

La tarea del banco central no es evitar el alza en el precio del dólar (por lo cual tampoco se justifica la venta de dólares), sino preservar el poder adquisitivo del peso, que hoy, con la inflación en mínimos históricos (2.6 por ciento anual), pierde menos poder adquisitivo que en cualquiera de los últimos cuarenta años.

Continuará.

• Política cambiaria • Tasas de interés

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus