MARTES, 29 DE SEPTIEMBRE DE 2015
Barreras al desarrollo

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Arturo Damm
• Impuestos al vicio y a la obesidad

Ricardo Valenzuela
• El arte del libre comercio, estilo Trump

Isaac Katz







“Para alcanzar mayores niveles de desarrollo económico a través de lograr más altas tasas de crecimiento, requiere dotar a los agentes económicos privados de mayor libertad.”


En el artículo de la semana pasada traté el tema de libertad y desarrollo, resaltando el lugar en el cual se sitúa México en el Índice de Libertad Económica elaborado por la Fundación Heritage. Nos situamos en lugar 59 de entre 186 países con una calificación de 66.4, lo cual nos hace ser una economía medianamente libre. Por otra parte, México se sitúa en el lugar 71 en el Índice de Desarrollo Humano, lo que nos coloca como una economía medianamente desarrollada. La evidencia internacional al respecto es clara: aquellos países en los cuales es mayor la libertad económica de los individuos, actuando ya sea como empresarios o como consumidores, mayor es también el nivel de desarrollo económico.

En nuestro país siguen persistiendo varios elementos que restringen la libertad económica de los individuos y que, en consecuencia, inhiben el desarrollo económico, mismos que se constituyen como un lastre al mayor crecimiento económico, siendo ésta la fuente más importante para reducir la pobreza y la inequidad. Voy bien a destacar tres.

El primero, lo constituyen las altas barreras regulatorias de entrada y salida de los mercados las cuales, además de impedir una mayor competencia con el beneficio que ello representaría para el bienestar de los consumidores, se traducen en una fuente de corrupción. Aunque al nivel federal estas barreras han ido cayendo, en los otros órdenes de gobierno siguen siendo muy elevadas. Mientras los funcionarios públicos federales, estatales y municipales sigan actuando como buscadores de rentas, utilizando su poder para obtener un beneficio personal a través de la extorsión a la cual sujetan a los agentes económicos privados, difícilmente habrá mayores tasas de inversión y de crecimiento económico.

El segundo lo constituyen las otras formas de corrupción diferentes a la expedición de licencias o permisos. Conflictos de interés, licitaciones amañadas de obras públicas y de contratos de proveduria y más, van todas en contra del desarrollo económico. Ser un país de rentistas, uno que deviene en un capitalismo de compadrazgo, inhibe el  crecimiento económico, daña a los consumidores y se convierte en una de las principales causas de la inequidad en la distribución de la riqueza y del ingreso.

El tercero, es la notoriamente deficiente protección de los derechos privados de propiedad en dos vertientes. La primera, es la es la escandalosa impunidad con la cual se cometen los delitos en este país; más del 95% de los delitos del fuero común nunca son penados, sea por la ineficiencia, ineficacia o corrupción de los cuerpos policiacos, ministerios públicos y funcionarios de los juzgados y eso cuesta y mucho. La segunda, es la también notoriamente deficiencia de los poderes judiciales estatales, que son donde se dirimen la mayor parte de las controversias mercantiles, del cumplimiento de los contratos. Poderes judiciales que no son independientes y más aún, no son imparciales, eficientes y expeditos derivan en menores tasas de inversión y menores tasas de crecimiento económico.

Para alcanzar mayores niveles de desarrollo económico a través de lograr más altas tasas de crecimiento, requiere dotar a los agentes económicos privados de mayor libertad, una caracterizada por bajas barreras de entrada y salida de los mercados, una en donde predomine la competencia en los mercados, una en donde los derechos privados de propiedad estén efectivamente protegidos y garantizados. Si seguimos siendo país en donde prevalezca la corrupción gubernamental, en donde se premie la apropiación de rentas, en donde los individuos actúen bajo una enorme incertidumbre sobre su propiedad, nos mantendremos como una encomia subdesarrollada, con una alta incidencia de pobreza y de inequidad.

• Libertad económica • Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus