MARTES, 20 DE OCTUBRE DE 2015
Propuesta correcta: Déficit cero (II)

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Moral, el árbol que da moras

Arturo Damm
• Reloj legislativo, artimaña

Víctor Hugo Becerra
• Bolivia: Cinco lecciones para México y América Latina

Arturo Damm
• El mundo laboral

Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Hasta hoy las “reformas” fiscales han centrado la atención en el tema de los impuestos, en general, dejando de lado el tema de la deuda y el tema del gasto gubernamental.”


La iniciativa de diez senadores panistas a favor del déficit cero en las finanzas gubernamentales debe atenderse como parte esencial de la verdadera reforma fiscal, que en México sigue pendiente, con todas las desventajas que ello supone.

Lo fiscal comprende dos grandes campos. En primer lugar lo relacionado con los ingresos del gobierno, que se divide a su vez en dos frentes: todo lo que tiene que ver con los impuestos, y todo lo relacionado con la deuda, deuda e impuestos que son, suponiendo que el gobierno no puede recurrir al banco central para que produzca dinero y se lo de para que lo gaste, y que tampoco tiene activos que vender, las dos fuentes de ingresos para cualquier gobierno. En segundo término todo lo relacionado con los egresos gubernamentales, que a su vez se divide, según la clasificación funcional (además están la económica y la administrativa), en tres frentes: 1) gobierno (coordinación de la política del gobierno; legislación, justicia y seguridad nacional; asuntos de orden público y seguridad interior; asuntos financieros y hacendarios, relaciones exteriores); 2)  desarrollo económico (minería, manufactura y construcción; turismo; asuntos económicos, comerciales y laborales; ciencia, tecnología e innovación; agricultura, ganadería, silvicultura y pesca; comunicaciones y transportes;  combustibles y energía); 3) desarrollo social (recreación y cultura; protección ambiental; vivienda y servicios a la comunidad; salud, educación y protección social).

Hasta hoy las “reformas” fiscales han centrado la atención en el tema de los impuestos, en general, y en concreto en estas tres preguntas: ¿qué impuestos cobrar?, ¿a qué tasas cobrarlos?, ¿a quiénes cobrárselos?, dejando de lado, en primer lugar, el tema de la deuda, y por lo tanto del déficit en las finanzas gubernamentales y, en segundo término, el tema del gasto gubernamental, que debe abordarse a partir de las respuestas a estas tres preguntas: ¿en qué gasta el gobierno?, ¿cuánto gasta el gobierno?, ¿cómo gasta el gobierno?, temas (deuda y gasto) que se han tocado tangencialmente. Por ello la importancia de la propuesta de los diez senadores panistas.

Continuará.

• Reforma fiscal • Política fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus