MARTES, 1 DE DICIEMBRE DE 2015
Depreciación, precio petróleo y exportaciones (I)

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Ante la depreciación del peso frente al dólar, las exportaciones ¿crecieron más? Las importaciones, ¿decrecieron? La realidad, ¿se comportó como lo predice la teoría?”


Ceteris paribus (es decir: todo lo demás constante), la depreciación del peso frente al dólar debe incentivar las exportaciones de productos mexicanos y desincentivar las importaciones de productos extranjeros. Lo explico.

La deprecación implica que, por cada dólar que pagan, los consumidores extranjeros de productos mexicanos reciben más pesos, lo cual los beneficia y, por ello mismo, beneficia a los exportadores mexicanos. Supongamos un tipo de cambio de 10 pesos por dólar. Por cada dólar que pagan los consumidores extranjeros reciben 10 pesos de mercancía mexicana. Supongamos una depreciación del 50 por ciento, por lo que ahora el tipo de cambio es de 15 pesos por dólar. Por cada dólar que pagan los consumidores extranjeros reciben ahora 15 pesos de mercancía mexicana, 50 por ciento más. La depreciación benefició a los consumidores extranjeros de productos mexicanos y a los productores y exportadores mexicanos de esos productos.

Por el contrario, la deprecación supone que, por cada dólar que reciben, los consumidores mexicanos de productos extranjeros pagan más pesos, lo cual los perjudica y, por ello mismo, afecta a los exportadores extranjeros. Supongamos un tipo de cambio de 10 pesos por dólar. Por cada dólar de mercancía importada los consumidores mexicanos deben pagar 10 pesos. Supongamos una deprecación del 50 por ciento, de tal manera que ahora el tipo de cambio es de 15 pesos por dólar. Ahora, por cada dólar de mercancía importada, los consumidores mexicanos deben pagar 15 pesos, 50 por ciento más. La depreciación perjudica a los consumidores mexicanos de productos extranjeros y a los productores y exportadores extranjeros de esos productos.

En los últimos doce meses (entre octubre del 2014 y octubre del 2015, último mes para el que tenemos la información completa) el tipo de cambio pasó de 13.45 pesos por dólar a 16.65, lo cual dio como resultado una depreciación del peso frente al dólar de 3.20 pesos, equivalente al 23.8 por ciento. Las exportaciones, ¿crecieron más? Las importaciones, ¿decrecieron? La realidad, ¿se comportó como lo predice la teoría?

Continuará.

• Globalización / Comercio internacional • Cultura económica

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus