MARTES, 8 DE DICIEMBRE DE 2015
Hacia adelante

¿Usted cree que la economía mexicana crecerá este año 2% como asegura López Obrador?
No
No sé



“La banca central solo puede decidir entre uno de tres caminos posibles: a qué tasa contraer, a qué tasa expandir o dejar inalterada la base monetaria.”
Alberto Benegas Lynch (h)

Isaac Katz







“Inició la segunda mitad del gobierno del presidente Peña y lo que sigue es generar las condiciones para materializar el potencial de crecimiento en un entorno internacional poco favorable.”


En el artículo de la semana pasada hice un breve relato de los diferentes cambios estructurales por los que ha transitado la economía mexicana desde mediados de la de década de los ochenta del siglo pasado: la apertura comercial, la liquidación y desincorporación de empresas paraestatales, la autonomía del Banco de México, la independencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la reforma del sistema de pensiones, hasta llegar a las más recientes como son las reformas laboral, educativa, financiera, competencia, telecomunicaciones y energética, entre otras. Como apunté, aunque estas reformas han ido en la dirección correcta para hacer a la economía mexicana más eficiente y potenciar mayores tasas de crecimiento, los resultados hasta ahora alcanzados no son buenos, con la economía apenas creciendo durante las últimas tres décadas a una tasa promedio anual de 2%, lo que implica un práctico estancamiento del PIB por habitante y de ahí que no se haya podido abatir la alta incidencia de pobreza que impera en el país, casi la mitad de la población, a pesar de ser la decimosegunda economía más grande del mundo.

Inició la segunda mitad del gobierno del presidente Peña y lo que sigue es generar las condiciones para materializar ese potencial de crecimiento en un entorno internacional poco favorable. Hay, en consecuencia, retos que afrontar y que van más allá de la correcta y eficiente instrumentación de las más recientes reformas.

Primero, sin lugar a dudas, construir un tinglado institucional que combata de manera eficiente y contundente la corrupción. Se aprobaron las reformas constitucionales para la creación del Sistema Nacional Anticorrupción, pero las leyes secundarias en la materia simplemente no avanzan en el Congreso. Se discuten diversas leyes pero se está haciendo de manera inconexa y con enormes contradicciones y huecos que le restarían eficiencia al combate del mayor flagelo que enfrenta la economía. Es urgente, por lo tanto, diseñar todo un paquete de leyes que sean consistentes y complementarias entre sí y que permitan reducir de manera significativa este cáncer que nos corroe.

Segundo, construir un sistema de seguridad social universal. El actual sistema de seguridad es a todas luces ineficiente. Por una parte, las contribuciones obrero - patronales al IMSS son efectivamente un impuesto al empleo formal mientras que el esquema del Seguro Popular es un subsidio a la informalidad y de ahí que casi el 60% de la población económicamente activa labore en la informalidad, sin acceso a la seguridad social. Se requiere en consecuencia una profunda reforma en esta materia, reduciendo las contribuciones al IMSS y financiar el sistema con la recaudación general de impuestos. Atado a esto va de la mano una reforma tributaria que homogeneice el IVA.

Tercero, ligado con las dos anteriores, es indispensable reducir las barreras de entrada y salida de los mercados y abaratar la movilidad sectorial y regional de los recursos. Una más eficiente regulación no solamente reduciría la corrupción que existe en el país, sobre todo en los gobiernos estatales y municipales, sino que promovería una mayor eficiencia en la asignación de recursos así como menores costos para la creación y crecimiento de las empresas y la generación de empleos formales.

Cuatro, una reforma de los poderes judiciales estatales para que éstos garanticen de manera imparcial y eficientemente los contratos mercantiles. La deficiente protección de los derechos privados de propiedad por parte del poder judicial es sin duda el eslabón más débil del arreglo institucional.

Estos son sólo algunos de los retos que se tienen. Hay que darles solución. El futuro de México está en juego.

• Reformas estructurales • Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus