VIERNES, 12 DE FEBRERO DE 2016
Contrabando: Confusión y abuso (V)

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Responsabilidad social?

Arturo Damm
• IED, preocupante

Luis Pazos
• Más impuestos menos crecimiento ¡lógico!

Arturo Damm
• Desaceleración, más muestras

Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Arturo Damm







“En el gobierno, por más que se digan a favor del libre comercio, no acaban de entender en qué consiste realmente.”


Tres son las (sin) razones que “justifican” que el gobierno prohíba las importaciones: que sean ofrecidas a menor precio que la producción nacional, o con ayuda de algún subsidio gubernamental, o a precio dumping.

En la entrega anterior analicé la primera (sin) razón. Ahora le toca el turno a las otras dos, que son versiones distintas del mismo caso: menores costos por obra del subsidio, lo cual hace posible ofrecer a un menor precio; menor precio consecuencia de ofrecer a un precio por debajo del costo de producción.

¿Cuáles son, en el país importador, las consecuencias de cualquiera de los dos casos? Mayor oferta a menores precios, lo cual beneficia a los consumidores de dicho país (con los mismos ingresos pueden comprar más bienes y servicios, logrando un mayor nivel de bienestar hoy, y/o ahorrar más, logrando un mayor nivel de bienestar mañana), al tiempo que obliga a los productores nacionales a volverse más productivos (hacer más con menos) y más competitivos (ofrecer a menor precio), todo lo cual ayuda, por el lado de la oferta, a reducir la escasez y, por lo tanto, a aumentar el bienestar de la gente. El que la causa de todo ello sea un subsidio o el dumping, ¿es razón para que el gobierno prohíba la importación de esas mercancías, evitando sus efectos positivos en la economía nacional?

El cartel de la PGR, recordando que “adquirir juguetes, ropa o calzado introducidos ilegalmente al país, fomenta el delito de contrabando” es clara muestra de que en el gobierno, por más que se digan a favor del libre comercio, no acaban de entender en qué consiste realmente. Allí donde hay verdadero libre comercio el contrabando resulta imposible, porque allí el gobierno no prohíbe ninguna importación, y la composición y el monto de las mismas los deciden, como debe ser, los consumidores comprando o dejando de comprar en el mercado. Ese es el verdadero libre comercio, no el remedo que tenemos, como lo muestra claramente el cartel de la PGR.

• Globalización / Comercio internacional • Mercantilismo / Proteccionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus