VIERNES, 12 DE FEBRERO DE 2016
Contrabando: Confusión y abuso (V)

Según usted, ¿cómo le está yendo a la economía mexicana?
Muy bien
Bien
Regular
Mal
Muy mal



El punto sobre la i
“¿Es que Dios quiere prevenir el mal, pero no es capaz? Entonces no es omnipotente. ¿Es capaz, pero no desea hacerlo? Entonces es malévolo. ¿Es capaz y desea hacerlo? ¿De dónde surge entonces el mal? ¿Es que no es capaz ni desea hacerlo? ¿Entonces por qué llamarlo Dios?”
Epicuro


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• López Obrador: Incompetente y criminal

Arturo Damm
• T-MEC, ¿seguridad?

Manuel Suárez Mier
• La nueva ruta a la servidumbre

Asael Hernández
• Las palomas grises en Banxico

Arturo Damm
• Inflación

Ricardo Valenzuela
• ¿Democracia o Mercocracia?

Arturo Damm
• Comercio exterior, malas noticias


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“En el gobierno, por más que se digan a favor del libre comercio, no acaban de entender en qué consiste realmente.”


Tres son las (sin) razones que “justifican” que el gobierno prohíba las importaciones: que sean ofrecidas a menor precio que la producción nacional, o con ayuda de algún subsidio gubernamental, o a precio dumping.

En la entrega anterior analicé la primera (sin) razón. Ahora le toca el turno a las otras dos, que son versiones distintas del mismo caso: menores costos por obra del subsidio, lo cual hace posible ofrecer a un menor precio; menor precio consecuencia de ofrecer a un precio por debajo del costo de producción.

¿Cuáles son, en el país importador, las consecuencias de cualquiera de los dos casos? Mayor oferta a menores precios, lo cual beneficia a los consumidores de dicho país (con los mismos ingresos pueden comprar más bienes y servicios, logrando un mayor nivel de bienestar hoy, y/o ahorrar más, logrando un mayor nivel de bienestar mañana), al tiempo que obliga a los productores nacionales a volverse más productivos (hacer más con menos) y más competitivos (ofrecer a menor precio), todo lo cual ayuda, por el lado de la oferta, a reducir la escasez y, por lo tanto, a aumentar el bienestar de la gente. El que la causa de todo ello sea un subsidio o el dumping, ¿es razón para que el gobierno prohíba la importación de esas mercancías, evitando sus efectos positivos en la economía nacional?

El cartel de la PGR, recordando que “adquirir juguetes, ropa o calzado introducidos ilegalmente al país, fomenta el delito de contrabando” es clara muestra de que en el gobierno, por más que se digan a favor del libre comercio, no acaban de entender en qué consiste realmente. Allí donde hay verdadero libre comercio el contrabando resulta imposible, porque allí el gobierno no prohíbe ninguna importación, y la composición y el monto de las mismas los deciden, como debe ser, los consumidores comprando o dejando de comprar en el mercado. Ese es el verdadero libre comercio, no el remedo que tenemos, como lo muestra claramente el cartel de la PGR.

• Globalización / Comercio internacional • Mercantilismo / Proteccionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus