VIERNES, 18 DE MARZO DE 2016
Consumo y crecimiento, ¿relación causal? (V)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en ésta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La receta keynesiana supone que el gobierno gaste más sin que nadie más gaste menos, para lo cual ese mayor gasto debe financiarse, no con impuestos, tampoco con deuda, sino con producción de dinero.”


Ante el relativamente buen comportamiento del consumo (crecimiento del 2.2, 2.0 y 3.5 por ciento en 2013, 2014 y 2015), hay quienes afirman que el mismo ha sido el motor del crecimiento de la economía (1.4, 2,1 y 2.5 por ciento en 2013, 2014 y 2015), lo cual es falso: la demanda, compra y consumo de mercancías no es la causa del crecimiento de la economía, que se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, por el comportamiento de la creación de riqueza, que consiste en los satisfactores con los que satisfacemos nuestras necesidades, no en el dinero, que es el medio de intercambio de la riqueza, pero no riqueza.

La causa del crecimiento de una economía, de la producción de bienes y servicios, de la creación de riqueza, es la inversión directa, los gastos destinados a producir más y mejor. La demanda, venta y consumo son condiciones necesarias, más no suficientes, para la producción, oferta y venta de satisfactores (véase la tercera entrega de esta serie). Pensar que son suficientes puede llevar a la práctica de la receta keynesiana: mayor gasto del gobierno, con la intención de generar más demanda, que a su vez ocasionará más producción y, por lo tanto, mayor crecimiento, como si entre lo primero (mayor gasto del gobierno) y lo último (mayor crecimiento de la economía, es decir, mayor producción de bienes y servicios), existiera una relación causal, misma que, por todo lo explicado en esta serie, no existe, sin olvidar este detalle: la receta keynesiana supone que el gobierno gaste más sin que nadie más gaste menos, para lo cual ese mayor gasto debe financiarse, no con impuestos, tampoco con deuda, sino con producción de dinero, siendo que la misma, cuando tiene lugar con la intención de financiar cualquier gasto, es un fraude que ocasiona inflación, la pérdida del poder adquisitivo de los consumidores y, más importante, de los ahorradores, ahorro que es el primer paso (irremplazable) en el camino del progreso económico.

• Cultura económica • keynesianismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus