JUEVES, 12 DE MAYO DE 2016
Gasto: Mucha tela de dónde cortar

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“Si hubiera voluntad política del gobierno federal y de los principales partidos políticos se podría disminuir un 20% o más el gasto público.”


Durante mi paso como presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública en la Cámara de Diputados (2000-2003), me percaté que había enormes gastos en casi todos los sectores del gobierno sin traducirse en un beneficio social. Esos gastos se consideraban “irreductibles” e intocables, y menos en rubros como salud, educación y programas sociales.

La asociación civil “Mexicanos Primero” demostró que un elevado porcentaje de los gastos en el sector educativo no se traducen en una mejor educación. Las investigaciones para instrumentar una reforma educativa confirmaron lo denunciado por Mexicanos Primero de que, en sindicatos, maestros que no dan clases y en gastos administrativos se desperdician millones destinados a la educación. En el sector salud, IMSS e ISSSTE sucede algo parecido al sector educativo.

La mayoría del llamado gasto social no cumple con los objetivos de reducir la pobreza, aunque sí en apoyar al partido en el poder a ganar elecciones. Del 2012 al 2014 aumentaron los gastos para el combate a la pobreza en 22%, pero el número de pobres se incrementó en 2 millones, según datos del CONEVAL. Miles de millones sin beneficio social, aunque sí político electoral.

Las crecientes transferencias de recursos de la Federación a los estados no reflejan una mejora social, pero sí desviaciones de miles de millones, como da cuenta la Auditoria Superior de la Federación.

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y la COFECE, señalaron que en promedio los sobreprecios a los que compra el gobierno mexicano son 37% superiores a los precios de mercado. Sin corrupción en las compras se ahorrarían miles de millones.

Si hubiera voluntad política del gobierno federal y de los principales partidos políticos se podría disminuir un 20% o más el gasto público, sin reducir la calidad y cantidad de los bienes y servicios que prestan los tres niveles de gobierno y los tres poderes. Si no lo hacen, tendremos que esperar una crisis como en los años 80 en México o parecida a la crisis griega para empezar a recortar en serio el gasto público.  

• Populismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus