LUNES, 20 DE JUNIO DE 2016
La corrupción y el estatismo

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm
• ¿Opinan de más?

Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm
• Tasa a la baja

Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Godofredo Rivera







“Si queremos ver a un gobierno mexicano menos corrupto dejemos de exigirle que redistribuya la riqueza con el pretexto de luchar contra la pobreza.”


Enhorabuena que se avance legalmente contra la corrupción de políticos y funcionarios en el poder. Lamentablemente algunos políticos no les “cae el veinte”. Pretenden que todo aquel particular involucrado en alguna transacción con el gobierno haga público sus datos patrimoniales y fiscales. Nada más violatorio de la constitución. También pretendían la ridiculez de que hasta la cuarta generación de parientes de un político hiciera su declaración patrimonial pública, sin importar si viviera de la política. Otra tontería ilegal (o pretextos para no entrarle de veras al tema).

No obstante lo anterior, le recuerdo al lector lo siguiente, más allá de leyes que pueden ser justas o injustas. Hay una amplia correlación entre el tamaño del Estado y la corrupción. A mayor poder del gobernante, menor libertad del gobernado y mayor tendencia hacia la corrupción (para que el gobernante “afloje” un poco la ley y le dé algo de libertad al gobernado).

Aquellos países donde el Estado interviene más activamente en la economía son aquellos donde los políticos y burócratas cuentan con más poder y mayor discrecionalidad. Y como advirtiera Lord Acton en 1887, “el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente”.

Más Estado implica más poder y discrecionalidad de los políticos y burócratas sobre nuestras vidas. No debemos sorprendernos entonces de que a mayor tamaño del Estado también conlleve a más corrupción. En una sola frase, “a mayor tamaño del Estado, menores libertades para los gobernados”.

Si para abrir un negocio y/o changarro, construir en un terreno, abrir una escuela se “necesitan” meses y meses para darme una licencia o permiso, inexorablemente surgirá la tentación de acortar el trámite y dar una “mordida”.

Chile aún es un país con un Estado relativamente pequeño, por eso no sorprende que en materia de calidad institucional y corrupción sea el país latinoamericano con mejor ranking (mejor calificado) en cualquier comparativo internacional. 

Si queremos ver a un gobierno mexicano menos corrupto dejemos de exigirle que redistribuya la riqueza con el pretexto de luchar contra la pobreza (esa no es la salida, tenemos años haciéndolo y los pobres sólo aumentan en número); que proteja a industrias de la competencia; que dé subsidios sin ton y son, de la cuna a la tumba; que rescate a paraestatales quebradas e instituciones financieras; que provea monopólicamente de salud, educación, cultura y deporte a los gobernados; que mantenga a monopolios y burocracias ineficientes y obesas; que pague a maestros que no trabajan; que suba impuestos constantemente; que otorgue miles de millones de pesos a los partidos políticos cada año; que asigne gasto público de manera ineficiente para construir “elefantes blancos”; que diseñe constituciones que cuestan millones de pesos a los ciudadanos; que otorgue becas y saquitos de cemento a todo mundo, y un larguísimo etcétera de obstáculos para el crecimiento económico que se traduce en ese flagelo que los políticos dizque quieren combatir, la corrupción.

Si no le entramos a combatir el estatismo enfermizo que ha caracterizado por décadas a la economía mexicana, cualquier ley por seria que sea terminará en una mera vacilada.

• Intervencionismo • Corrupción • Redistribución

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus