MIÉRCOLES, 24 DE MAYO DE 2006
Pensión chilena: logros

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Arturo Damm
• Impuestos al vicio y a la obesidad

Ricardo Valenzuela
• El arte del libre comercio, estilo Trump

Rigoberto Stewart







“La pensión promedio que hoy reciben los trabajadores del sistema antiguo es de menos de la mitad de la que reciben quienes se han jubilado bajo el nuevo sistema.”


En su discurso de presentación de 1980, el ex ministro Piñera señala que “nadie de buena fe podrá desestimar las múltiples disposiciones que aseguran la justicia y equidad del sistema: la pensión mínima de vejez, invalidez, viudez y orfandad; la garantía estatal a la rentabilidad de los ahorros y a las pensiones; las normas que desincentivan la concentración e impiden el monopolio en la administración de los fondos previsionales: las restricciones que dan seguridad al destino de los ahorros; el control activo del Estado sobre la previsión; la mayor remuneración como consecuencia del traslado al sistema de capitalización; el respeto a los derechos adquiridos a través del bono de reconocimiento; la incorporación de los trabajadores independientes; la ratificación de los otros beneficios previsionales como la salud, la asignación familiar, el subsidio de cesantía, la protección contra accidentes del trabajo; y tantas otras más. En fin, una previsión libre, pero a la vez solidaria; una previsión justa, pero a la vez eficiente; una previsión para todos.” ¿Cuáles han sido los logros?

 

El nuevo sistema vino a desactivar la bomba de tiempo fiscal que existía, ha estimulado el ahorro y la inversión y, por tanto, el desarrollo del país; y ha beneficiado a los trabajadores con rentabilidades del 10% anual promedio. En la actualidad, el sistema participa con un 10% del mercado accionario, un 30% del mercado de letras hipotecarias, un 32% del stock de títulos del Banco Central de Chile, entre otros. El sistema previsional moviliza alrededor de US$ 60.000 millones, monto que para los gobiernos es bastante tentador, ya que equivale a más o menos el 60% del PIB de Chile del año 2005. Aproximadamente US$ 18.000 millones, propiedad de los trabajadores chilenos, están invertidos en el extranjero.

 

Cristián Larroulet, director del Instituto Libertad y Desarrollo, dice que la pensión promedio que hoy reciben los trabajadores del sistema antiguo es de sólo $140.000 (pesos), mientras que quienes se han jubilado bajo el nuevo sistema han recibido una pensión equivalente a $330.000. Además, actualmente existen más trabajadores protegidos: en 1981 esta cifra era de 52% y hoy llega al 68%. Agrega que el gran problema actual lo produce el desempleo, que impide a los trabajadores cotizar.

 

Aspectos por mejorar. Cristián Larroulet señala que, como todo sistema, éste es perfectible y que el aspecto que más requiere perfeccionarse es la baja cobertura previsional de ciertos sectores de la población: las mujeres, los independientes y quienes han sufrido por el desempleo en los últimos años. En relación con la mujer, propone incentivar la cotización adicional con un subsidio estatal y pensión mínima gradual. En cuanto a los independientes, propone utilizar el instrumento tributario como una opción por defecto que estimule la cotización de los trabajadores por cuenta propia.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus