LUNES, 3 DE AGOSTO DE 2009
ENIGH 1992-2008: La película completa

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Adriana Merchant







“Cada vez es menor la incapacidad de las familias pobres para generar un ingreso que les permita satisfacer sus necesidades básicas. Eso debería implicar una reducción de la pobreza.”


En días pasados, el INEGI dio a conocer los resultados de su última Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH), que fue realizada durante 2008. El documento revela que, en ese año, el ingreso total promedio de los hogares mexicanos disminuyó en términos reales con respecto a 2006. Ello, según el CONEVAL, ocasionó que la pobreza en todas sus acepciones se incrementara en los últimos dos años.

 

Por todos lados escuchamos a los pobretólogos regocijándose (de eso viven, de “estudiar” y medir la pobreza y pavonearse como luchadores sociales) del supuesto fracaso del modelo “neoliberal” (como si existiera tal modelo). En todo caso, como escribieron autores de este mismo espacio, podría tratarse de la evidencia del fracaso de la política pública: Como expuso Roiz la semana pasada, la pobreza disminuyó palpablemente durante los seis años de Fox; sexenio durante el cual el gasto público permaneció muy estable, con un crecimiento acumulado de 5 por ciento en términos reales. En contraste, vemos que la pobreza aumenta en los dos primeros años de Calderón; periodo en el que el gasto público aumenta 6% real ¡por año! (Las razones de la variación del ingreso de las familias podemos seguirlas discutiendo, pero no deja de ser interesante la comparación.)

 

Como sea, la noticia del aumento de la pobreza pilló al gobierno de Calderón totalmente desprevenido. El secretario de desarrollo social no pudo ni meter las manos y después de puras desafortunadas “patadas de ahogado” sólo atinó a solicitarle a los medios que consideraran la “película completa”. Nunca dio cifras ni expuso nada alentador.

 

A eso, a considerar la película completa (por lo menos la del ingreso), me aboqué esta vez. Encontré las siguientes cosas interesantes que deseo compartir con el lector, que no dijeron los pobretólogos y que por supuesto los medios olvidaron investigar:

 

·         En 2008, el ingreso monetario promedio de los hogares mexicanos fue de 9,800 pesos al mes; eso es el nivel de ingreso real más alto del que se tiene registro hasta ahora.

 

·         Tal percepción mensual es, además, 37.4% mayor en términos reales a la observada en 1996, lo que significa que en los últimos doce años el ingreso monetario de las familias mexicanas ha crecido a una tasa promedio nada despreciable de casi 3% cada año; similar al crecimiento del ingreso de las familias estadounidenses.

 

·         Más aún: Desde una perspectiva desglosada, se tiene que el ingreso monetario aumentó en todos los deciles. En especial, éste casi se duplicó -al aumentar un 97.4%- para el 10% de la población más pobre del país, mientras que para el 10% más rica, el ingreso sólo aumentó un 70.1%, todo en términos reales y durante el periodo 1996-2008. Lo anterior quiere decir que, desde la última crisis, la recuperación del ingreso monetario ha favorecido más en términos relativos a los que menos tienen, mejorando la distribución del ingreso (para aquellos a quienes les preocupan esas boberías de la desigualdad (y a quien se ofenda con mi altanería le recomiendo el excelente artículo de hoy de Godofredo Rivera aquí)).

 

El análisis de los ingresos en el largo plazo nos permite inferir que cada vez es menor la incapacidad de las familias pobres para generar un ingreso que les permita satisfacer sus necesidades básicas. Eso debería implicar una reducción de la pobreza en términos relativos durante ese periodo. En efecto:

 

·         La pobreza alimentaria en México se redujo de 37.4% de la población total en 1996 a 18.2% en 2008, lo que significó disminuir de 34.7 a 19.5 millones el número de personas en esta condición (-15.2 millones), a pesar del crecimiento demográfico.

 

·         Así, con todo y el ligero repunte de la pobreza en 2008 con respecto a 2006 por causa de la inflación alimentaria y los primeros efectos de la crisis mundial, tenemos que 2.1 millones de mexicanos han abandonado por completo cualquier situación de pobreza en los últimos ocho años, en contraste con lo ocurrido durante los ocho años anteriores (1992-2000); periodo en el cual más bien se fabricaron 6.6 millones de pobres más.

 

Ahí tenemos un primer acercamiento de una película que dura muchos años, y que nadie en el actual gobierno federal ha podido explicar…

 

En fin, la reducción sostenida de la pobreza es uno de los retos más importantes del país en el mediano y largo plazo, y hoy sabemos, gracias a la evidencia empírica, que eso se logra sólo mediante el crecimiento económico; de poco sirven las carretadas de dinero público, el populismo económico y la demagogia. Para que en un futuro no muy lejano podamos alcanzar la tasa de crecimiento potencial de nuestra economía, esa tasa que nos permita reducir la pobreza lo más rápidamente posible, es indispensable llevar a cabo las reformas estructurales que todavía están pendientes en nuestro país.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus