LUNES, 2 DE FEBRERO DE 2015
¿Verdadera austeridad en el gasto público?

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Se ha dado un paso positivo para evitar la erosión en las finanzas públicas ante la caída en el precio del petróleo. Pero la burocracia aún es excesiva y el gasto público en buena medida está capturado por los vividores del Estado.”


Sorprendente el anuncio de la Secretaría de Hacienda de recortar el gasto público en alrededor de 124 mil millones de pesos. Más sorprendente aún la decisión de posponer indefinidamente la licitación de esos elefantes blancos llamados tren bala y la suspensión definitiva del tren transpeninsular entre Yucatán y Quintana Roo.

Asimismo, se anunció que el presupuesto del 2016 se realizará con el criterio de base cero, es decir, las dependencias de gobierno ya no negociarían de manera inercial como hoy lo hacen (lucha feroz por jalar la cobija presupuestal a sus arcas), sino en función de los objetivos programados y alcanzados (eficiencia). Ojalá lo cumplan, pues este es un vicio mexicano muy arraigado en los gobiernos de todos los niveles y que ni el PAN quiso o pudo corregir durante sus 12 años en el poder Ejecutivo.

En este espacio señalamos como el gobierno mexicano de Peña había erosionado las finanzas públicas con un creciente endeudamiento peligroso que le podía estallar en las manos al mismísimo gobierno priista. (Ver artículo en http://www.asuntoscapitales.com/articulo.asp?ida=7337)

Aunque las medidas de recorte presupuestal del gobierno apuntan en la dirección correcta, falta mucho por hacer en materia de eficiencia y eficacia del gasto público.

Por ejemplo, no se recortan los rubros del ramo 23 y 33 que dan dinero a manos llenas a los “gober preciosos” gastalones y populistas (¡su endeudamiento ya ronda en cerca del medio billón de pesos!). Tampoco se recorta el dispendio que implica el gasto público en materia educativa y que en buena medida se lo embolsan líderes sindicales y maestros aviadores (esos que cobran sin trabajar). Ver mi artículo sobre el derroche educativo y su ineficiencia e ineficacia http://www.asuntoscapitales.com/mini.asp?idm=282

En el rubro del llamado programa “Prospera” tampoco hay ajustes, cuando todo indica que este programa sólo significa derroche de recursos y no tolera un elemental análisis costo-beneficio. Lamentablemente este gobierno priista al igual que los perredistas y panistas piensan que la pobreza se acaba dando limosnas y subsidios a los pobres. Cuando entenderán que la pobreza sólo se termina con un crecimiento económico vigoroso que se traduzca en mayores inversiones privadas en la economía, lo que significa más dinero en los bolsillos de los mexicanos producto del esfuerzo propio y que nada tiene que ver con las dádivas de gobierno que sólo multiplican a los pobres. Los gobiernos de este país tienen décadas de subsidiar a los pobres, y la pobreza, al contrario, ha aumentado. No sé, no lo entienden, pero parece que la pobreza se ha vuelto el mejor negocio de los gobiernos de todos los colores y niveles. Sólo una crisis fiscal seria como la que podría venir los hará reaccionar, de otro modo, a derrochar a toda costa, como lo han hecho cuando el precio del petróleo ha estado por las nubes.

Y lo peor, tampoco se anunció recorte al gasto público ejercido por los partidos políticos que sólo derrochan el mismo y que ha vuelto un verdadero negociazo el mero hecho de ser o convertirse en una organización política (basta ver a los nuevos engendros de los “partidos pequeñitos”, puro negocio para unos cuantos vivales). Y lo mismo con los buscadores de renta del gobierno, esos empresarios que viven de la ubre gubernamental y que como parásitos chupeteadores del presupuesto año con año reclaman más dinero. Verdaderos “barriles sin fondo” que año con año nos saquean a los contribuyentes cautivos y productivos. Sea para el campo (nada se habló sobre recortar el gasto a organizaciones mafiosas como la CNC del PRI), la industria o los servicios, a los vividores del presupuesto (como los contratistas del gobierno que amafiados con funcionarios públicos inflan los precios de sus servicios) no se les toca ni con el pétalo de una rosa.

No quiero ser mezquino y no reconocer que el gobierno de Peña ha tomado una decisión correcta, pero le falta mucho por hacer, en especial con los vividores del Estado, de la ubre gubernamental que entre sindicatos, partidos políticos y empresarios (capitalismo de compadres) han acaparado recursos de los contribuyentes productivos durante décadas.

Se ha dado un paso positivo para evitar la erosión en las finanzas públicas ante la caída en el precio del petróleo. Pero la burocracia aún es excesiva y el gasto público en buena medida está capturado por los vividores del Estado. Ojalá se tomen más medidas agresivas para de una vez por todas alcanzar niveles de eficiencia en el gasto público ejercido por los gobiernos de todos los niveles (que provean de bienes públicos de calidad como la impartición de justicia y de infraestructura rentable socialmente y no de meros elefantes blancos como suele suceder).

El reto está ahí, ya veremos si los priistas le entran en serio.

• Petróleo • Problemas económicos de México • PRI

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus